Alcoholismo

//Alcoholismo
Alcoholismo 2017-12-28T12:58:54+00:00

La mayor parte de enfermos no son conscientes de sus adicciones al alcohol. Ello es así porque mucha gente cree que sólo son alcohólicas las personas que se emborrachan habitualmente, o las que no pueden pasar un día sin beber.

Por el contrario, la mayor parte de alcohólicos son personas, que desarrollan una actividad laboral normal y tienen una vida social y familiar estable.

Los trastornos por uso de alcohol se instauran de forma lenta, progresiva e insidiosa en la vida de las personas, provocando una alteración de las prioridades y de la escala de valores que acaba transformando de forma importante su estilo de vida y el de su entorno familiar.

En la actualidad entendemos que los trastornos por uso de alcohol no son una debilidad por la que se pueda culpabilizar al paciente, sino una disfunción en los circuitos cerebrales de recompensa, para la que existen tratamientos farmacológicos y psicológicos que han demostrado científicamente su eficacia.

Síntomas del Alcoholismo

Conforme avanza la dependencia son cada vez más frecuentes las discusiones con la pareja, los conflictos con la ley (conducción bajo los efectos del alcohol, etc.) y el ausentismo o desatención en el trabajo. En esta situación el enfermo tiende a perder progresivamente el interés por aquellas actividades que no están asociadas al consumo de bebidas alcohólicas.

Síntomas del alcoholismo

Es habitual que el paciente se vuelva más irritable, sude mucho por la noche, tenga cambios bruscos de humor y se vuelva más imprevisible. Progresivamente, va poniendo menos interés en las actividades poco compatibles con la bebida, y se centra cada vez más en las que le permiten beber.

Tratamiento del Alcoholismo

Primera Visita

Desintoxicación

Deshabituación

Esta visita es muy importante, permite tener una radiografía sobre la adicción y orienta la ayuda para ser más eficaces en la atención personalizada que se le da al paciente.

Recomendamos venir acompañado de una persona significativa (familia, pareja, etc.).Así es más fácil explicar al entorno afectivo la adicción y cómo comenzar a dar pasos efectivos para superar el trastorno por uso de alcohol.

Después de la primera visita se evalúa la necesidad de un tratamiento de desintoxicación. Este tratamiento depende de la gravedad de la adicción (cantidad de alcohol ingerida, el grado de dificultad para controlar la ingesta, problemas familiares, médicos, etc.).

La desintoxicación es el tratamiento dirigido a ayudar al paciente a que no sufra síntomas de abstinencia (malestar que aparece al suprimir el consumo de alcohol).

Si el paciente presenta una situación muy deteriorada, se recomienda la realización de una desintoxicación hospitalaria. Lo que se consigue en el ingreso es aliviar al paciente y a su familia del malestar psicológico y/o físico que ocasiona la adicción. También se estabiliza el estado de ánimo y/o las alteraciones del comportamiento del paciente, logrando mejorar su calidad de vida y una correcta reinserción social.

Si el paciente presenta un cuadro de abstinencia de leve a moderado y dispone de un soporte familiar adecuado, se recomienda la realización de una desintoxicación domiciliaria. La cual tiene la ventaja de interferir menos en la vida diaria, al tiempo que facilita una mayor complicidad del paciente con sus familiares, lo que permite abordar con mayor rapidez el proceso de deshabituación.

Hay pacientes que pueden prescindir de medicación y pueden iniciar directamente un programa de rehabilitación/deshabituación.

Una vez realizada la desintoxicación, el paciente inicia el proceso de deshabituación, en el que se atienden las necesidades de las personas que han concluido un programa de desintoxicación, o que, habiendo desarrollado dependencia, no han necesitado realizar una desintoxicación. Los programas de deshabituación tienen por objeto modificar el comportamiento de los pacientes para que puedan dejar el alcohol.

La deshabituación engloba diversas estrategias, tales como la terapia de grupos, terapias psicológicas específicas para evitar la recaída, controles toxicológicos, etc. Esta etapa tiene dos modos de abordaje. Por un lado, la deshabituación orientada hacia la abstinencia; por el otro, la deshabituación orientada hacia la reducción de consumos.

Tratamiento orientado a la reducción de consumos

El tratamiento orientado a la reducción de consumos suele ser de gran utilidad en bebedores de riesgo y dependientes moderados del alcohol. Su objetivo es facilitar con apoyo psicológico y farmacológico que el paciente pueda hacer un consumo alcohólico de bajo riesgo.

SABER MÁS

Cuando se padece una dependencia severa o una enfermedad secundaria al alcohol, el tratamiento se focaliza en dejar de consumir alcohol. Para ello se trabaja sobre la toma de conciencia de la adicción, la reorganización de las actividades con búsqueda de alternativas, prevención de recaídas y tratamiento de la psicopatología asociada con el objetivo no beber alcohol.

SABER MÁS

¿Bebo demasiado Alcohol?

Haz este test

Contacta para más Información