¿Cómo ayudar a un Cocainómano?

//¿Cómo ayudar a un Cocainómano?
¿Cómo ayudar a un Cocainómano? 2017-12-21T15:48:10+00:00

La adicción a la cocaína es el consumo repetido de la misma, hasta el punto de que el consumidor (denominado adicto) se intoxica periódicamente o de forma continua, muestra un deseo compulsivo de consumir cocaína y tiene una enorme dificultad para interrumpir voluntariamente o modificar el consumo de la sustancia. Lo cual le lleva a obtener cocaína por cualquier medio. La vida del adicto está dominada por el consumo de la sustancia, hasta llegar a excluir prácticamente todas las demás actividades y responsabilidades. Esto supone una deterioro en las relaciones sociales y, fundamentalmente, con su entorno afectivo (pareja, familia, hijos, etc.).

Los familiares del paciente juegan un rol muy importante en el tratamiento del adicto. Pero siempre encuentran fuertes resistencias para que el enfermo inicie un tratamiento. Esto genera sensaciones de impotencia y frustración. Para evitar este callejón sin salida, el Centro Bonanova brinda asesoramiento a la familia con el fin de lograr vencer esas resistencias y, de este modo, conseguir un cambio de actitud en el paciente que lo motive a iniciar un tratamiento.

Señales de Alarma

La cocaína provoca grandes euforias que van seguidas de varios días de depresión o letargo. Su consumo suele provocar gastos importantes, y suele ser intermitente en las fases iniciales, básicamente los fines de semana. A menudo se encubre bajo la apariencia de una borrachera y a veces se trata de un problema doble: cocaína y alcohol. Los consumos a menudo implican una desaparición por espacio de unas horas, que luego justifican de forma inverosímil.

Consejos

Para ayudarles, es importante la conversación en los periodos post-intoxicación, cuando el afectado está más avergonzado y receptivo. Sin culpabilizarle, hay que hacerle ver que necesita ayuda. El control del dinero y las tarjetas es útil en las fases iniciales. También es importante anticiparse a las situaciones de alto riesgo: por ejemplo, esperarle a la salida del trabajo del viernes.