Búsqueda: Infancia-adolescencia
Home > Búsqueda: Infancia-adolescencia

Trastorno disocial

¿Qué es el trastorno disocial ?

Es la presencia continuada de conductas distorsionadas, destructivas y de carácter negativo, además de transgresoras de las normas sociales propias de la edad. El trastorno causa además un deterioro del funcionamiento a nivel social, académico y/u ocupacional significativo.

En los niños/as (u adolescentes) diagnosticados con este trastorno frecuentemente intimidan o acosan a otros, suelen iniciar peleas físicas, han usado algún arma que puede causar un daño físico a otros, han sido crueles físicamente con animales o con personas, han afrontado y robado a una víctima, han causado fuegos con la intención de causar un daño serio, frecuentemente mienten para conseguir favores o evitar obligaciones y/o huyen del hogar durante la noche mientras están viviendo en el hogar familiar.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento específico de los niños que tienen un trastorno disocial se determina basándose en lo siguiente:

  • La edad del niño (o adolescente), su estado general de salud y su historia médica.
  • Qué tan avanzados están los síntomas del niño (o adolescente).
  • La tolerancia del niño (o adolescente) a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Sus expectativas para la trayectoria de la condición.
  • Su opinión o preferencia.

El tratamiento tiene como objetivo aumentar la capacidad del niño u adolescente de resolver los problemas y sus habilidades de comunicación, así como obtener una adecuado autocontrol de la ira.

Es importante que la familia participe en el tratamiento. Esto permite evaluar al paciente. Además, permite intervenir para mejorar la comunicación y mejorar la interacción entre la familia y el paciente. Se aconseja un tratamiento psicofarmacológico cuando existen situaciones en que la ira pone en peligro al paciente o a terceros.

leer más
Publicado en

Trastornos de Ansiedad por separación

¿Qué es el trastorno por ansiedad de separación?

La ansiedad por separación hace referencia a una ansiedad excesiva o no adecuada a la edad del niño, relacionada con la separación del hogar o de figuras significativas (aquellas con las que ha establecido un fuerte vínculo emocional, normalmente los cuidadores habituales, madre, padre, etc.).

Sus síntomas más característicos son malestar físico y psicológico recurrente cuando hay una separación real o anticipada respecto de las figuras significativas. También existe una preocupación excesiva y continua por la posibilidad de que las personas queridas les suceda algo grave o porque se produzca una separación.

También se suelen encontrar problemas académicos relacionados con el elevado absentismo escolar que puede haber en este trastorno.

¿Cuál es el tratamiento?

En este trastorno se aplican técnicas cognitivo-conductuales pero deben adecuarse a la edad y desarrollo del niño/a, porque esto nos indicará qué es normal y qué no lo es. Además, el terapeuta ha de adoptar un papel más activo, puesto que el paciente aún no tiene suficiente capacidad de decisión. También, es aconsejable que estén presentes los cuidadores habituales, que den seguridad y apoyo al niño. Igualmente es importante que los padres y otros educadores sean educados para ser coterapeutas, de manera que aprendan estrategias y las usen fuera de la terapia con su niño. Por último, es importante trabajar con la motivación por la terapia en el niño, para que le resulte más gratificante estar siguiendo un tratamiento psicológico y/o farmacológico.

Las técnicas más usadas y que han mostrado su eficacia en el tratamiento del trastorno de ansiedad por separación son:

  • Entrenamiento de padres y otros educadores en los principios de las técnicas operantes
  • Exposición gradual en vivo a las situaciones de separación
  • Relajación
  • Técnicas de modelado
  • Imágenes emotivas
  • Práctica reforzada o moldeamiento
  • Técnicas cognitivas

leer más
Publicado en

Trastorno por Tics

¿Qué es el trastorno por tics (infancia)?

El trastorno por tics comprende movimientos motores repentinos o vocalizaciones rápidas e involuntarias, difíciles de controlar, que afectan a un pequeño grupo de músculos y que se repiten a intervalos. Generalmente, no tienen como causa ninguna lesión de tipo neurológico.

Pueden ser motores o verbales y habitualmente disminuyen o desaparecen durante el sueño.

  1. Tics motores: movimientos musculares rápidos y aparentemente involuntarios repetitivos o bruscos, que son diferentes de los espasmos, la corea o los temblores.
  2. Simples: implican sólo unos cuantos músculos
  3. Complejos: implican a muchos grupos de músculos
  4. Tics  vocales: vocalizaciones súbitas, rápidas, recurrentes y no rítmicas.
  5. Simples: sonidos ininteligibles
  6. Complejos: implican al habla y al lenguaje

Los tics se consideran transitorios si han ocurrido durante menos de 12 meses y crónicos si han tenido lugar durante más de 12 meses.

¿Cuál es el tratamiento?

La intervención educativa y de apoyo es importante para mitigar los efectos psicológicos colaterales del trastorno, sobretodo en lo referido a autoestima, aceptación social, habilidades sociales, etc. La familia y resto de allegados del paciente necesitan información respecto a la naturaleza de los  tics, ya que a menudo les atribuyen carácter de voluntarios y creen que obedecen a la pretensión  de provocar, por lo que adoptan estrategias inadecuadas consistentes muchas veces en sanciones y reprobaciones. Por otro lado, la familia encuentra reconfortante la información relativa a la historia natural del trastorno.

Por tanto, para una orientación eficaz se debe determinar lo más conveniente para cada niño, medicación, tratamiento psicomotriz, psicoterapia, tratamiento conductual o una combinación de ellas. Para ello es importante realizar un estudio neurológico, para descartar trastornos mentales orgánicos, accidentes vasculares y otras enfermedades que pueden producir tics o movimientos parecidos.

leer más
Publicado en

Trastorno negativista-desafiante

¿Qué es el trastorno negativista-desafiante?

Se caracteriza por comportamientos no cooperativos, desafiantes, negativos, irritables y enojados hacia los padres, compañeros, maestros y otras personas en posición de autoridad.

Hay que diferenciar, que muchos niños, especialmente cuando están cansados, con hambre o disgustados, tienden a desobedecer, discutir con sus padres y desafiar la autoridad. Sin embargo, en el trastorno desafiante, estos síntomas ocurren de forma más frecuente e interfieren con el aprendizaje, el ajuste a la escuela y, algunas veces, con las relaciones del niño con los demás.

¿Cuál es el tratamiento?

Es importante la detección temprana para poder hacer una intervención precoz en las habilidades más efectivas de comunicación, crianza, resolución de conflictos y de control de la ira. De este modo se conseguirá alterar el patrón de comportamiento negativo y disminuir la interferencia del comportamiento negativista y desafiante en las relaciones interpersonales con los adultos y los compañeros, y en el ámbito escolar y social.

El abordaje será psicoterapéutico, consiste en:

  • a)Orientación a la familia sobre el modelo de la resolución de conflictos.
  • b) Reformular las conductas de apego y el proceso de interacción.
  • d) Orientación escolar. La intervención escolar tiende a prevenir las actitudes de rechazo por parte de la institución educativa.
  • e) Sesiones individuales, cuando sea preciso.

Si la gravedad del caso lo precisa se aconseja un tratamiento psicofamacológico.

leer más
Publicado en

Trastorno de la eliminación

¿Qué es el trastorno de la eliminación (hacerse pis y/o caca) ?

Este trastorno comprende la enuresisis (“hacerse pipi”) y la encopresis (“hacerse caca”).

La enuresis (“hacerse pipi”) es un problema relativamente común en la infancia. Puede ser diurna y/o nocturna. La edad en la que un niño puede ser considerado enurético es un tema a debate, según la cultura suele variar, pero se estima que a partir de los 3 años un niño debe controlarse durante el día, y a partir de los 6 años durante la noche. Se calcula que un 20% de niños de 5 años padecen enuresis nocturna.

La encopresis implica “hacerse caca” encima o en un lugar inadecuado más allá de los 4 años de edad. Puede ser diurna y/o nocturna. Las causas pueden ser orgánicas (problema físico) o funcional (problema psicológico).

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento consiste en abordar aspectos educacionales, conductuales, dietas y tratamientos fisiológicos. Se debe incluir a la familia en los tratamientos ya que el abordaje conductual implica un acompañamiento de los padres y modificación de creencias erróneas. Para realizar el abordaje multimodal es importante detectar el problema lo más rápido posible y evaluar cuales son las técnicas más adecuadas para el niño.

leer más
Publicado en

Trastorno de adaptación

¿Qué es el trastorno de adaptación?

El trastorno de adaptación es una reacción emocional o del comportamiento frente a una situación identificable que provoca estrés o un cambio en la vida al cual el niño/a no se ha ajustado adecuadamente.

Las situaciones que provocan este tipo de trastornos en niños o adolescentes son muy variadas:

  1. Mudanza.
  2. Divorcio o separación de los padres.
  3. Pérdida de un ser querido o una mascota.
  4. Nacimiento de un hermano.
  5. Inicio de la escuela o instituto.
  6. Ruptura de una relación con los amigos.
  7. Enfermedades importantes de uno de los padres.

Cada niño lo puede experimentar de forma distinta, aunque los síntomas más comunes incluyen ansiedad, depresión y alteraciones de la conducta.

 ¿Cuál es el tratamiento?

Cuanto más prematuro sea el tratamiento, existen mayores garantías de un buen resultado. Nuestros tratamientos consisten en visitas individuales con psiquiatra y/o psicólogo.

El objetivo principal del tratamiento para el trastorno de adaptación es aliviar los síntomas y ayudar a volver a tener una calidad de vida similar a la que se disfrutaba antes de la situación estresante. La psicoterapia puede ayudar a identificar o cambiar sus respuestas a factores estresantes en su vida. Existen diferentes terapias para abordar este problema.

La terapia conductual cognitiva puede ayudar a manejar sus sentimientos:

  • En primer lugar, el terapeuta ayuda a reconocer los sentimientos y pensamientos negativos que se producen.
  • Luego, el terapeuta enseña cómo transformarlos en pensamientos útiles y acciones saludables.

Se recomienda el tratamiento psicofarmacológico cuando la persona está nerviosa o ansiosa casi todo el tiempo, no puede dormirse o descansar de manera adecuada o si hay sentimientos de tristeza muy marcados.

leer más
Publicado en

Timidez / aislamiento social

¿Qué es la timidez / aislamiento social?

La timidez es una actitud de retraimiento y temor frente a una situación que el niño considera peligrosa por desconocida. Es natural sentir miedo cuando el niño llega a una clase nueva o a un grupo donde no conoce a los demás.  Pero una timidez razonable se convierte en patológica cuando sobrepasa estos límites, haciendo que el niño viva en un estado permanente de miedo por temor a la crítica.

Las personas tímidas manifiestan un nivel de autocrítica muy grande y suelen ser tremendamente exigentes y perfeccionistas y por ello temen al ridículo. Sólo dan su opinión cuando están cien por ciento seguros de que lo que van a decir es correcto y, por consiguiente, no admite crítica. Pero como esto no siempre es posible, viven en constante retraimiento.

¿Cuál es el tratamiento?

El primer paso para el tratamiento de la timidez es efectuar una evaluación exhaustiva, intentando conocer los motivos de la misma y cuáles son las situaciones que la persona reconoce la sensación de timidez o retraimiento social.

Los objetivos a alcanzar en un tratamiento para la timidez mediante la psicoterapia son :

  1. Mejorar la interacción con el grupo de pares u otras personas.
  2. Lograr que el niño juegue con el grupo de pares, sin abandonar el juego individual.
  3. Reducir los niveles de ansiedad relacionados con el intercambio grupal
  4. Modificar las maneras de pensar inadecuados que remiten a un desmedro de la confianza en sí mismo.
  5. Mejorar su autoestima.

leer más
Publicado en

Síndrome de la Tourette

¿Qué es el síndrome de la Tourette?

El síndrome de la Tourette se manifiesta en las personas que lo padecen a través de:

  • Tics motores múltiples y uno o más tics vocales. Estos  cambian su gravedad y tipografía a lo largo del transcurso del trastorno.
  • Tics motores simples: rápidos, contracciones sin sentido de uno o varios músculos, como el parpadeo.
  • Tics motores complejos: tocar, agacharse, doblar las rodillas, desandar pasos y dar giros al caminar.
  • Tics vocales: incluyen diferentes palabras o sonidos, como chasquidos de la lengua, gruñidos, ladridos, olfateos, bufidos y toses.

¿Cuál es el tratamiento?

El síndrome de Gilles de la Tourette no tiene cura y no hay ningún medicamento que pueda controlar completamente la enfermedad, aunque existen algunos fármacos que pueden ayudar a controlar los tics si éstos son lo bastante graves como para interferir con la vida de la persona. Aunque el síndrome de Gilles de la Tourette no es una afección psicológica, es aconsejable combinar el tratamiento farmacológico con psicoterapia ya que un terapeuta puede ayudar a las personas con síndrome de Gilles de la Tourette a encarar lo que les ocurre, afrontar mejor el estrés, mejorar su autoestima y aprender técnicas de relajación.

Por tal motivo es importante realizar una evaluación adecuada para determinar el conjunto de intervenciones más convenientes para cada niño (medicación, tratamiento psicomotriz, psicoterapia, tratamiento conductual o una combinación de ellas).

leer más
Publicado en

Reeducaciones psicopedagógicas

¿Qué son las reeducaciones psicopedagógicas?

Las reeducaciones psicopedagógicas van dirigidas a todos los niños/as y chicos/as, de educación infantil y primaria, que por motivos diversos necesitan mejorar su rendimiento académico.  Los objetivos que se trabajan son:

  • Alcanzar requisitos previos al aprendizaje y al estudio.
  • Recuperación de Aprendizajes: Comprensión y fluidez lectora, escritura, cálculo, solución de problemas, seguimiento de instrucciones, etc.
  • Mejora de la capacidad de atención y concentración.
  • Planificación y organización.
  • Trabajar la motivación y la autoestima.
  • Alcanzar e interiorizar hábitos de autonomía.

¿Cuál es el tratamiento?

La reeducación psicopedagógica consiste en sesiones que se llevan a cabo dos veces por semana, cuya duración es de 45 minutos aproximadamente. Paralelamente a la intervención individual con el niño, se realizan reuniones periódicas con los tutores y los padres, para realizar un trabajo bien coordinado con el objetivo de evaluar los progresos u obstáculos del niño.

 

leer más
Publicado en

Procesos de separación

¿Qué es el proceso de separación?

Existen parejas cuya relación ha llegado a tal grado de deterioro que ya no sienten por el otro ningún respeto, ninguna admiración y, por supuesto, ningún cariño. Lo único que desean es separarse.

Hay otros casos en los que manteniéndose o no los sentimientos de afecto, uno de los dos se ha enamorado de otra persona con quien desea iniciar una nueva vida.

Cuando un miembro de la pareja ha decidido separarse y lo ha decidido seriamente, no quedan muchas alternativas. Si uno de los dos no ve otra salida que separarse, la ruptura es obligada.

Los hijos

Si una pareja continúa su vida en común sólo por los hijos, pero no hay respeto ni cariño, puede que se les transmita una noción muy triste de lo que es la vida conyugal. Si se separan pero lo hacen de una forma cuidadosa, y atentos a las necesidades de los hijos, quizá les transmitan la idea de que la vida en pareja es difícil, pero no por ello imposible. Si la relación fracasa, como tantas cosas en la vida, se debe seguir buscando el cariño y el respeto.

El proceso de separación comportará más o menos problemas, según la edad de los hijos, de su conocimiento acerca de la situación, de lo aparentemente normal que sea el comportamiento paterno, y sobre todo de la actuación que se tenga a posteriori.

¿Cuál es el tratamiento?

Si se desea que el miembro que quiere proseguir la relación entienda los motivos del otro para romperla, es útil la ayuda de un especialista. La intervención de un profesional colabora para que se asimile la nueva situación, se eviten rencores y malestares innecesarios, y facilitar la posibilidad de una nueva vida de forma constructiva y con proyectos positivos. Cuando uno de los dos está muy seguro, raramente cambia de opinión, por lo que no es aconsejable plantearse la terapia como una forma de hacerle cambiar de parecer. Si la decisión no ha sido suficientemente meditada o existen dudas razonables -cosa que suele ser frecuente- y ambos están interesados en mejorar la situación, el terapeuta conyugal podrá ayudarles a decidir de forma objetiva y equilibrada para ambos. También es habitual pedir ayuda para separarse sin hacerse daño, cuidándose mutuamente: intentar una separación de mutuo acuerdo. Si un miembro de la pareja desea la separación pero teme la reacción de su cónyuge, no sabe cómo decírselo y no quiere hacerle daño, el consejo de un terapeuta de pareja también puede ser de ayuda.

leer más
Publicado en
Página 1 de 11