Búsqueda: Adultos
Home > Búsqueda: Adultos

Ansiedad


¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad es una reacción normal del individuo frente a las situaciones de estrés, pero es frecuente que en ocasiones se transforme en una ansiedad patológica. Esto quiere decir que será de mayor intensidad y frecuencia de lo esperado en relación con el estímulo que la desencadena, pudiendo configurar un trastorno de ansiedad generalizada. Este trastorno se caracteriza por una ansiedad y preocupación excesivas, resultando un estado difícil de controlar para el individuo que lo padece, acompañada de síntomas como son la inquietud o la impaciencia, fatiga, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular o alteraciones del sueño.

Otro síntoma frecuente de ansiedad patológica es el de la crisis de angustia, también llamada “ataque de pánico”. Se caracteriza por la aparición brusca y repentina de miedo o malestar de carácter intenso, acompañada por algunos de los siguientes síntomas: palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de ahogo, opresión torácica, nauseas, inestabilidad, mareo o desmayo, miedo a perder el control, a volverse loco o a morir.

Es muy frecuente que después de algunos episodios de crisis de angustia aparezca la agorafobia como una complicación indeseable, esto es el miedo a sufrir un nuevo ataque en lugares normalmente concurridos, desde donde resulte difícil salir o recibir ayuda.

 

¿Cuál es el tratamiento?

La eficacia del tratamiento es mayor, si el paciente visita a los profesionales a los primeros signos de ansiedad. Las sesiones consisten en visitas al psiquiatra para poder dar una medicación adecuada y en el marco de un seguimiento para que la persona pueda estar más tranquila. A esto se suman las visitas a un psicoterapeuta en las que el paciente aprenderá técnicas o analizará las situaciones que le generan ansiedad, para erradicarlas y lograr mejorar su calidad de vida.

leer más
Publicado en

Miedo escénico

Miedo Escénico o Pánico escénico, es un estado de inhibición muy intensa que estrecha profundamente la capacidad de comunicación e impide el despliegue de las capacidades expresivas de los afectados.

Es una respuesta psicofísica del organismo, que surge como consecuencia de pensamientos anticipatorios catastróficos e irracionales sobre la situación real o imaginaria de hablar en público.

El miedo escénico además de en actores o cantantes es habitual entre individuos que tienen que actuar ante una audiencia aunque no pronuncien una palabra como músicos, bailarines,. y también en otras profesiones: abogados o conferenciantes. Esta respuesta incluye manifestaciones de estrés, timidez y ansiedad, así como preocupación y tensión corporal,

Los síntomas se producen a varios niveles:

Nivel fisiológico:

  • Alteración del ritmo cardíaco
  • Sudoración copiosa
  • Urgencia urinaria
  • Malestar estomacal
  • Dolor de cabeza
  • Reducción de la secreción salivar
  • Dilatación de las pupilas
  • Rubor facial
  • Sensación de “trac” o cierre de la laringe
  • Escalofríos
  • Náuseas
  • Inquietud generalizada

Nivel cognitivo:

  • Congestión mental
  • Expectativa de fracaso
  • Hiperatención autocentrada
  • Exageración perceptiva de las fallas
  • Confusión mental
  • Fallas de concentración
  • Autoexigencia
  • Temores al fracaso, al rechazo y al ridículo.

Nivel conductual:

  • Evitación de acción
  • Escape de la situación
  • Comportamientos automáticos
  • Farfulleo o atropellamiento verbal
  • Tartamudeo
  • Bajo volumen de voz

El pánico escénico comparte muchos síntomas con la Fobia Social, en ambos casos, las personas que los sufren presentan lo que se ha dado en llamar “errores cognitivos” y son los siguientes:

  • Valoración no realista de lo que se espera de uno.
  • Sobreestimación de la opinión de los demás.
  • Subestimación de las propias capacidades
  • Sobreestimación de la idea de rechazo.
  • Expectativas no realistas en cuanto a las respuesta de otros ante nuestra ansiedad.

El pánico escénico en resumen, es un trastorno de ansiedad caracterizado por un miedo y una ansiedad excesivas e incontrolables por la persona que lo sufre a situarse enfrente de un público bloqueándose e impidiendo el despliegue de sus capacidades naturales
El miedo es una respuesta emocional normal ante una amenaza que puede ser real o imaginaria. La ansiedad es una respuesta anticipatoria ante una posible amenaza futura. La clave del pánico escénico es que la persona tiene miedo atroz a enfrentarse a la situación y anticipa un resultado catastrófico.

Es como la profecía auto cumplida, si camino por una pasarela estrecha pensando que voy a perder el equilibrio y caeré, al final me caigo.

Los trastornos de ansiedad son muy frecuentes en la población general, se estima que afecta en torno a un 7% de las personas. Su causa es multifactorial. La aparición de los síntomas puede deberse a un estrés agudo o prolongado, y puede aparecer cuando la persona está atravesando un periodo de vulnerabilidad psiquica o fisica
La ansiedad escénica es uno de los mayores problemas del ejercicio profesional de los intérpretes musicales. Encuestas realizadas en países desarrollados revelan cifras de prevalencia entre 24% – 70% Y citan casos severos, causantes del abandono de la carrera. En un estudio publicado en Chile sobre este tema (Marinovic et al., 2006), de 250 intérpretes musicales el 78% admitían algún grado de miedo escénico; aunque la mayor parte atribuía el temor a que la obra era difícil o a factores de falta de preparación, un tercio relacionaba este miedo con el temor al fracaso y a percibirse ellos mismos como personas nerviosas.

Encontramos pues de trasfondo, por un lado una hipervaloración de las dificultades externas y por otro una baja valoración de las propias capacidades junto con un elevado temor a la crítica. la conjunción de estos factores puede ser difícil de llevar. No obstante con el entrenamiento específico se obtienen muy buenos resultados. Esto es importante, y como en todo , empezar cuanto antes para que no se anclen en la conducta del individuo las respuestas de evitación y huída que lo que contribuyen es a hundir moralmente al afectado. El tratamiento es sencillo, se basa en la terapia de tipo cognitivo-conductual que ayudará al paciente a identificar los pensamientos culpabilizadores y catastróficos y resituarlos, ayudándole a desdramatizar la situación porque tiene solución.Si es preciso y sobre todo al principio, se pueden utilizar algunos fármacos para controlar los síntomas físicos como el temblor o la palpitaciones y la ansiedad. Otro elemento importante del tratamiento es el entrenamiento en relajación para “calmar los nervios” y por último practicar técnicas de “autoinstrucción”, es decir, conocer ante la situacion que mensajes darnos a nosotros mismos tranquilizadores y de ánimo .

Cuatro breve consejos que me gustaría darte para superar el miedo escénico:

  • Ten siempre en cuenta el presente, no el futuro ni el pasado: ¿Qué puedo hacer para mejorar mi preparacion ante el nuevo evento?
  • Lo mejor es enemigo de lo bueno: no te obsesiones con ser perfecto
  • Trata de olvidarte de la crítica, el público no es un lobo feroz, mirar al final del escenario, como si no hubiera nadie o fíjate en quien te sonríe
  • Desdramatiza, equivocarse es humano y por tanto comprensible

Por último para prevenir el miedo escénico: pensar realmente qué te gusta de tu profesión y disfrutarla como si nadie te estuviera viendo

leer más
Publicado en

Violencia doméstica

¿Qué es la violencia doméstica?

La violencia intrafamiliar o doméstica se define como un conjunto de actitudes o de comportamientos abusivos de un miembro de la familia que tiene como objetivo controlar a otro, de manera que éste actúe de acuerdo con sus deseos. Este tipo de conducta, puede comprometer la supervivencia, la seguridad o el bienestar de la persona que los sufre.

Todas las formas de violencia familiar tienen un punto en común: constituyen un abuso de poder y de confianza. La violencia doméstica comprende no sólo de violencia física si no de muchos otros tipos:

  • Violencia física directa, consiste en contacto físico no deseado, golpes, violaciones e incluso el asesinato.
  • Violencia física indirecta, como destruir objetos, arrojar objetos cerca de la víctima o contra ella. La violencia física indirecta incluye el mal trato a animales.
  • Violencia mental o emocional: Amenazar a la víctima con actos de violencia física contra la víctima, uno mismo u otros, como los niños. Estas amenazas pueden ser explícitas y detalladas o bien vagas en contenido y plazo de tiempo.
  • Violencia verbal: amenazas e insultos.
  • Violencia no verbal: gestos, expresiones y posturas.
  • Abuso económico y social: controlar el dinero y otros recursos económicos de la víctima, impedir que pueda verse con amigos o familiares, sabotear sus relaciones sociales y aislarla de contactos sociales.
  • La violencia sexual, como toda actividad dirigida a la ejecución de actos sexuales en contra de la voluntad del otro, dolorosos o humillantes o abusando del poder, autoridad, con engaño o por desconocimiento en el caso de los menores.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento supone una evaluación de la situación doméstica de agresión, apoyo psicológico para poder acompañar a las víctimas en el proceso de denuncia del maltrato y tratamiento de las consecuencias que éste ha tenido en la persona. Una vez hecha la denuncia, un psicólogo colabora para tratar el dolor que deja el maltrato, y recomponer la calidad de vida deteriorada por la violencia doméstica.

En relación con los hijos es importante que se pueda hablar de ello. Es importante evaluar su situación y, en el caso de ser necesario, iniciar un tratamiento de los mismos.

leer más
Publicado en

Trastorno por Tics

¿Qué son los tics?

Los tics son movimientos motores repentinos o vocalizaciones rápidas, absurdas e involuntarias, difíciles de controlar, que afectan a un pequeño grupo de músculos y que se repiten a intervalos. Generalmente, no tienen como causa ninguna lesión de tipo neurológico. Pueden ser motores o verbales y desaparecen durante el sueño.

Todas las formas de tics pueden exacerbarse por el estrés o atenuarse durante períodos de concentración. De ahí que su tratamiento sea posible focalizando el mismo en la gestión del estrés y/o se trabaje sobre la concentración.

¿Cuál es el tratamiento?

Antes de realizar cualquier tratamiento, es importante realizar un estudio neurológico para descartar accidentes vasculares, trastornos mentales u otras enfermedades que sean las causantes de los tics o movimientos parecidos.

Una vez realizado dicho estudio, se determinará el tratamiento más conveniente para cada caso y persona. La  medicación, el tratamiento psicomotriz, la psicoterapia, el tratamiento conductual o una combinación de ellas se estimarán dependiendo de los síntomas de cada paciente.

leer más
Publicado en

Trastorno de personalidad

¿Que entendemos por personalidad?

La personalidad puede definirse como el conjunto de rasgos emocionales y de conducta que caracterizan a una persona en su vida diaria y que son relativamente estables y predecibles.

Los rasgos de personalidad son pautas duraderas en la forma de percibir, relacionarse y pensar acerca del entorno y de sí mismo, que se hacen patentes en amplios contextos sociales y personales.

Solo cuando los rasgos de personalidad son inflexibles y desadaptativos, y causan deterioro funcional significativo o malestar subjetivo, puede diagnosticarse un trastorno de la personalidad.

¿Que son los trastornos de la personalidad?

La manifestación esencial de un trastorno de la personalidad es un patrón duradero de conductas y experiencias internas que se desvía marcadamente de lo que culturalmente se espera del individuo y que va más allá de lo habitual en la mayoría de las personas. Este patrón es inflexible y desadaptativo en un amplio rango de situaciones personales y sociales, y conduce a una perturbación clínicamente significativa o a deterioro social, ocupacional, o de otras áreas del funcionamiento. El patrón es estable y de larga duración, y su comienzo puede ser rastreado por lo menos desde la adolescencia o adulto temprano. No puede ser interpretado como una manifestación o consecuencia de otro trastorno mental y no se debe, al efecto fisiológico directo de una sustancia (p.ej.: drogas de abuso, medicación, o exposición a sustancias tóxicas) o a condición médica general (p.ej.: traumatismo craneal).

¿Cuál es el tratamiento?

Para el tratamiento de los trastornos de personalidad será necesario un trabajo coordinado entre un psicólogo y un psiquiatra. La valoración psiquiátrica es necesaria, ya que la medicación es un aspecto muy importante a tener en cuenta (para calmar la ansiedad y el control de los impulsos). Conjuntamente a la valoración psiquiátrica, el paciente recibe un tratamiento psicoterapéutico individualizado llevado por un psicólogo (donde se trabajan los posibles elementos traumáticos del pasado). Asimismo, también se puede realizar la terapia de grupo que permite modificar los aspectos y las actitudes relacionales y las pautas de conducta que provocan los trastornos de personalidad.

Tanto las publicaciones científicas como nuestra propia experiencia muestran que el trabajo coordinado y en equipo y una continuidad en el tratamiento es fundamental para la mejoría de los trastornos de personalidad. Dicha mejoría se produce en la práctica totalidad de los tratamientos cuando éstos se realizan de acuerdo con las indicaciones de los terapeutas.

leer más
Publicado en

Timidez / aislamiento

¿Qué es la timidez?

La timidez es una actitud de retraimiento y temor frente a situaciones que la persona considera peligrosa o vergonzosa por desconocida. Un ejemplo de esta actitud se puede observar cuando una persona tiene que integrarse a un grupo donde no conoce a los demás integrantes.

Sin embargo, una timidez razonable puede convertirse en patológica cuando sobrepasa unos límites, haciendo que la persona viva en un estado permanente de miedo por temor a la crítica. Estas personas tímidas manifiestan un nivel de autocrítica muy grande y suelen ser tremendamente exigentes y perfeccionistas y por ello temen al ridículo.

Sólo dan su opinión cuando están cien por cien seguras de que lo que van a decir es correcto y, por consiguiente, no admiten crítica. Pero como esto no siempre es posible, viven en constante retraimiento. Esto genera un círculo vicioso en el que el resultado más evidente es un aislamiento social en aumento.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento es distinto dependiendo de la persona. En el Centro Bonanova tratamos la timidez a través de entrenamientos de autoayuda de habilidad social supervisados por un psicólogo, terapias cognitivo-conductuales o la medicación en caso de estimarse necesario. También es posible realizar un análisis de la biografía personal para rever situaciones pasadas que han generado una respuesta inadecuada y reaprender a gestionar situaciones similares desde una perspectiva diferente y más saludable.

leer más
Publicado en

Procesos de separación

¿Qué es el proceso de separación?

Existen parejas cuya relación ha llegado a tal grado de deterioro que ya no sienten por el otro ningún respeto, ninguna admiración y, por supuesto, ningún cariño. Lo único que desean es separarse.

Hay otros casos en los que manteniéndose o no los sentimientos de afecto, uno de los dos se ha enamorado de otra persona con quien desea iniciar una nueva vida.

Cuando un miembro de la pareja ha decidido separarse y lo ha decidido seriamente, no quedan muchas alternativas. Si uno de los dos no ve otra salida que separarse, la ruptura es obligada.

Los hijos

Si una pareja continúa su vida en común sólo por los hijos, pero no hay respeto ni cariño, puede que se les transmita una noción muy triste de lo que es la vida conyugal. Si se separan pero lo hacen de una forma cuidadosa, y atentos a las necesidades de los hijos, quizá les transmitan la idea de que la vida en pareja es difícil, pero no por ello imposible. Si la relación fracasa, como tantas cosas en la vida, se debe seguir buscando el cariño y el respeto.

El proceso de separación comportará más o menos problemas, según la edad de los hijos, de su conocimiento acerca de la situación, de lo aparentemente normal que sea el comportamiento paterno, y sobre todo de la actuación que se tenga a posteriori.

 ¿Cuál es el tratamiento?

Si se desea que el miembro que quiere proseguir la relación entienda los motivos del otro para romperla, es útil la ayuda de un especialista. La intervención de un profesional colabora para que se asimile la nueva situación, se eviten rencores y malestares innecesarios, y facilitar la posibilidad de una nueva vida de forma constructiva y con proyectos positivos. Cuando uno de los dos está muy seguro, raramente cambia de opinión, por lo que no es aconsejable plantearse la terapia como una forma de hacerle cambiar de parecer. Si la decisión no ha sido suficientemente meditada o existen dudas razonables -cosa que suele ser frecuente- y ambos están interesados en mejorar la situación, el terapeuta conyugal podrá ayudarles a decidir de forma objetiva y equilibrada para ambos. También es habitual pedir ayuda para separarse sin hacerse daño, cuidándose mutuamente: intentar una separación de mutuo acuerdo. Si un miembro de la pareja desea la separación pero teme la reacción de su cónyuge, no sabe cómo decírselo y no quiere hacerle daño, el consejo de un terapeuta de pareja también puede ser de ayuda.

leer más
Publicado en

Problemas de excitación

¿Qué son los problemas de excitación?

Los problemas de excitación sexual tienen rasgos diferentes según el sexo. En el caso de la mujer se caracteriza por una incapacidad para obtener o mantener la lubricación en la fase de excitación durante la actividad sexual, pese a estar excitada. La falta de lubricación puede provocar dolor durante el coito, evitación de las relaciones sexuales y problemas de pareja. Es necesaria una buena evaluación para descartar que la falta de excitación no se deba a una estimulación inadecuada.

En los hombres, el trastorno sexual más frecuente es la impotencia. Se caracteriza por una incapacidad para obtener o mantener una erección adecuada durante el acto sexual. Hay diferentes tipos de impotencia: erecciones que no se mantienen, flacidez desde el comienzo del acto sexual, consecución sólo en determinadas situaciones, etc.

Las causas de origen psicológico son las de mayor frecuencia. Ansiedad y preocupación elevada por lograr una erección adecuada, etc. También una inadecuada educación sexual puede haber afectado a la carga emocional de las primeras experiencias sexuales (sentimientos de culpa, vergüenza, miedo, etc.). Aunque las causas orgánicas no son las más comunes, los problemas médicos (hormonales, vasculares, de uretra o próstata, etc.), fármacos o los tóxicos como el alcohol pueden producir impotencia.

¿Cuál es el tratamiento?

En la mayoría de los casos el tratamiento de la falta de excitación tanto en mujeres como en hombres se realiza teniendo muy en cuenta los factores psicológicos que la han desencadenado y que la están manteniendo: ansiedad, revisión de los mitos y creencias sobre el sexo, reeducación sexual o identificación de miedos.

Se aborda el problema de forma individual, pero teniendo en cuenta las dificultades asociadas (problemas en la pareja, falta de deseo, incapacidad orgásmica). De ser necesario se trabaja con estas dificultades asociadas. Nuestros tratamientos consisten en visitas individuales y de pareja, en el caso que fuera necesario, con un psicólogo especialista en disfunciones sexuales.

leer más
Publicado en

Problemas de convivencia

¿Qué son los problemas de convivencia ?

Vivir en pareja es una forma de adaptarse a las tradiciones de nuestra sociedad, pero sobretodo, de buscar un equilibrio afectivo.

Adaptarse a otra persona no se consigue sin esfuerzo, porque por mucho cariño que se le tenga a la pareja, no hay garantías de que la convivencia vaya a ser sencilla y esté eximida de los problemas que aparecerán.

Con la convivencia aparecen los siguientes cambios:

  • Un aumento progresivo de las responsabilidades.
  • Una disminución del nivel de novedad.
  • Menor disponibilidad del tiempo para el ocio.
  • Cambio de expectativas respecto a lo que realmente es la vida en pareja.

Estos cambios se afrontarán con éxito si la pareja posee habilidades de convivencia tales como saber hablar de las dificultades, afrontarlas en vez de esconderlas, apoyarse en vez de recriminarse, saber hacer pactos satisfactorios para ambos.

De lo contrario la pareja se convierte en una lucha de rivales. El bajo intercambio de cosas positivas el uno para el otro es el mayor indicio de que la pareja tiene problemas en su convivencia. Otras señales de alarma son la falta de solidaridad, una baja expresión sexual, una mala división de las responsabilidades o una comunicación que no permite que los mensajes se entiendan tal y como se emitieron. Finalmente el intercambio de reproches será dañino para ambos y quemará los buenos sentimientos iniciales.

¿Cuál es el tratamiento?

Todos los aspectos de la convivencia en pareja tienen que poder ajustarse las diferentes circunstancias de la vida. La pareja en la mayoría de los casos tiene como proyecto tener hijos, lo cual significa que la pareja tiene que ser flexible en las distintas etapas evolutivas de los mismos. Otra situación que requiere un proceso de adaptación ocurre cuando es necesario tener personas mayores a vuestro cargo. Por último, es importante considerar las circunstancias y desajustes que ocasiona la vida en pareja y el trabajo, los problemas de salud, etc. Lo importante es aprender los recursos y las herramientas (habilidades de comunicación, habilidades para solucionar problemas, habilidades de negociación, etc.) que se apliquen a estas situaciones aparentemente sin solución.

leer más
Publicado en

Miedos y Fobias

¿Qué son los miedos y fobias?

Las fobias son un tipo de trastorno de ansiedad. Consisten en un temor acusado y persistente que aparece ante la presencia de un objeto o una situación, y que desencadenan episodios o vivencias ansiosas significativas. Este temor puede tomar la forma de una crisis de angustia. La persona suele reconocer que este miedo es excesivo o irracional.

Cuando el temor está relacionado con un objeto o situación específica (por ejemplo, volar, perros, inyecciones, visión de sangre, etc.) lo llamamos fobia simple.

Cuando esta ansiedad es en respuesta a situaciones sociales o a actuaciones en público se denomina fobia social.

Cuando la aparición de ansiedad se da al encontrarse en lugares o situaciones donde escapar puede resultar difícil o embarazoso, o donde, en el caso de aparecer síntomas de ansiedad puede no disponerse de ayuda, se denomina agorafobia. Los temores agorafóbicos suelen estar relacionados con un conjunto de situaciones características, entre las que se incluyen estar solo fuera de casa; mezclarse con la gente o hacer cola; pasar por un puente, o viajar en autobús, tren o automóvil.

En todos los casos, el miedo y la dificultad de afrontar la situación generan conductas que dificultan la vida cotidiana de la persona que las sufre. La interferencia en la vida de la persona puede ser grave, llevando a estados depresivos o al aislamiento social.

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento de las fobias contempla un tratamiento coordinado entre un psicólogo y un psiquiatra. El psicólogo analiza los motivos de esta conducta y las vivencias que mantienen los miedos para poder superar las situaciones fóbicas. El psiquiatra establece un tratamiento psicofarmacológico que ayude a estabilizar la respuesta ansiosa excesiva.

leer más
Publicado en
Página 1 de 11