Búsqueda: dificultades adiccion alcohol
Home > Búsqueda: dificultades adiccion alcohol

Consumo de alcohol: gestionar lo potencialmente peligroso

El consumo de alcohol está relacionado con más de 200 enfermedades, como por ejemplo el cáncer de mama y cáncer de hígado. También es muy preocupante el impacto que tiene en el daño a terceros: afecta en la relación de pareja. Casi la mitad de las situaciones de maltrato tienen que ver con un consumo problemático de alcohol, el que haya un problema de adicción o de abuso de alcohol en algún miembro de la familia afecta a los hijos de forma importante, en el ámbito laboral profesional también tiene repercusiones. Reduce la productividad, no solo del afectado directamente, sino también de los que lo viven indirectamente, ya sea como compañeros, clientes, etc… En la carretera es evidente la relación entre consumo de alcohol con las muertes y lesiones de diversa gravedad.

Vi i cervesa

Por todo esto, se ha de considerar el consumo de alcohol como algo potencialmente peligroso que hay que gestionar de otra manera diferente a la manera en que se gestiona actualmente.

El consumo de alcohol, los problemas que ocasiona y las medidas que serían más adecuadas para evitarlos, fueron los temas de la entrevista realizada por el Diari Ara en el mes de agosto al Doctor Antoni Gual, uno de los fundadores de Centro Bonanova.

 

“El alcohol debería ser más caro y menos accesible”, afirma el Dr. Gual en dicha entrevista. El problema adquiere su máxima dimensión cuando hay una gran disponibilidad de la substancia, y además tiene un coste asequible para la mayoría de la población.

El consumo de alcohol responsable es un concepto demagógico que utiliza la industria del alcohol para quitarse responsabilidades. Es cierto que la responsabilidad es del que consume alcohol, pero el que pone la substancia al alcance de todos también tiene una responsabilidad que no asume: está promoviendo una substancia que es adictiva sin decir que es adictiva.

La entrevista completa puede verse en el siguiente link:

 

 

 

leer más
Etiquetas: , , , , , , Publicado en adicción alcohol Adicciones Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol desintoxicación alcoholismo Rehabilitación alcohol Tratamiento alcohol

Síndrome alcohólico fetal

El síndrome alcohólico fetal es un término que se acuñó hace 40 años, y desde entonces se ha ido reconociendo paulatinamente como un problema de salud pública.

El Trastorno del Espectro Alcohólico Fetal (denominado TEAF) es el término utilizado para agrupar un gran número de anomalías físicas, mentales, conductuales y cognitivas que un individuo puede presentar cuando ha sido expuesto al alcohol durante su embarazo.

Su máxima expresión se conoce como Síndrome Alcohólico Fetal (SAF). Sus características se pueden dividir en:

-         Malformaciones morfológicas (especialmente defectos cráneo-faciales),

-         Retraso en el crecimiento, y

-         Alteraciones del sistema nervioso central, expresadas principalmente por alteraciones cognitivas, conductuales, de socialización y de aprendizaje.

 

embarazo-5jpg Un estudio realizado en el Hospital del Mar de Barcelona determinó que el 43% de las embarazadas consumen alcohol, a pesar de que el consumo de alcohol puede causar problemas irreversibles en el desarrollo cognitivo y físico del feto, como el síndrome alcohólico fetal.

El alcohol es el tóxico que más atraviesa la placenta, por lo que la madre que toma bebidas alcohólicas está haciendo que su hijo consuma de forma directa la misma cantidad que ella pero con peores consecuencias porque interrumpe el normal desarrollo de los órganos que están en formación, incluyendo el cerebro y otros órganos vitales. Es por esto que los expertos recomiendan que el consumo de alcohol durante el embarazo y la lactancia sea cero.

A parte del riesgo de  presentar algún trastorno del espectro alcohólico fetal (TEAF), que incluye el síndrome alcohólico fetal (SAF), los niños que han estado expuestos al alcohol durante el embarazo pueden tener más riesgo de sufrir síndrome de abstinencia, muerte repentina del lactante, infecciones, defectos congénitos, problemas de aprendizaje y comportamiento.

El nivel de riesgo está en función de la cantidad de alcohol consumido, del momento del consumo (sobre todo si se hace en los primeros tres meses de la gestación), la frecuencia de consumo,  la duración del periodo de consumo de alcohol, la susceptibilidad biológica individual y los factores genéticos y ambientales (edad, nutrición materna).

Los Trastornos del Espectro Alcohólico Fetal, en los que se engloba el Síndrome Alcohólico Fetal (SAF), se pueden dar en madres que han consumido alcohol en la gestación y que no necesariamente presenten un trastorno por consumo de alcohol, es decir un alcoholismo. Esto es un punto importantísimo a tener en cuenta a la hora de  trasmitir información sobre la enfermedad a la población general.

Los cinco países con mayor consumo de alcohol durante el embarazo son europeos: Reino Unido, Bielorrussia, Irlanda, Dinamarca y Rusia. Mientras que los niveles más bajos de consumo se sitúan en regiones del Mediterráneo oriental y el sudeste asiático.

Aunque la detección es importantísima, en España solo hay dos comunidades autónomas, Catalunya y Murcia, que cuentan con programas de detección precoz y que están incluidos dentro de la propia atención primaria. Es fundamental en la prevención el papel de los y las profesionales  que hacen el seguimiento del embarazo.

leer más
Etiquetas: , , , , Publicado en adicción alcohol Adicciones Centro Bonanova

Consumo abusivo de alcohol en jóvenes y menores

Hace pocos días, el 15 de noviembre, se celebró el Día Sin Alcohol, día en que las organizaciones científicas, entidades  y los profesionales que se dedican a ayudar y tratar a las personas que padecen de alguna adicción recuerdan a la sociedad que determinadas maneras y patrones de consumir alcohol pueden ser, y de hecho son, perjudiciales y tener graves consecuencias para la salud. Esto es especialmente grave en los jóvenes y/o menores, siendo el consumo de alcohol en jóvenes, uno de los focos de interés prioritario en este Día Sin Alcohol de este año 2016.

Además, en estos días hemos tenido ejemplos claros de ello. En la prensa han salido diferentes casos en los que el consumo abusivo de alcohol en jóvenes ha tenido el papel principal: la muerte por sobredosis de alcohol de una niña de 12 años en Madrid, los altercados y molestias que supone el que cientos de jóvenes beban alcohol durante el trayecto del tren que va de Barcelona a una zona de discotecas de Mataró, el Maresme  y justo ayer, la detención de una mujer joven (26 años) que conducía por la autopista AP-7 en sentido contrario  y bajo los efectos del alcohol durante un trayecto de  28 km…

botellon jovenes

Estos casos, especialmente el de la niña de 12 años,  son la punta del iceberg de una situación general que se está produciendo desde hace ya varios años.  Las encuestas realizadas por El Plan Nacional de Drogas nos dicen que el 80% de los menores han bebido alguna vez y uno de cada tres se emborracha un mínimo de una vez al mes, y no hacemos nada para evitarlo.

Según comenta el  Dr. Gual en un artículo publicado en El Periódico , el abuso de alcohol en  jóvenes y en menores, es una situación que se viene dando desde hace dos décadas, y que actualmente se ha cronificado. Los jóvenes han aumentado brutalmente el consumo de alcohol desde hace años, y los puntos clave a tener en cuenta en ello son: la escasa legislación, la publicidad no regulada correctamente, y el precio bajo, casi sin impuestos.

Según los datos facilitados por los servicios de urgencias hospitalarios, los casos de menores atendidos con intoxicación etílica, podrían pasar de cien cada fin de semana, y si recordamos que se ha demostrado que el consumo de alcohol por menores, aunque sea en dosis moderadas, perjudica el desarrollo neuronal de modo irreversible, tendríamos que exigir a los gobiernos y autoridades que empiecen a tomar las medidas necesarias para atajar esta situación.

alcohol inicio consumo tabla

Esta manera de beber se corresponde con  los llamados “atracones” de bebida, que se definen como la ingesta de más de tres consumiciones (de contenido alcohólico, que incluyen el vino y la cerveza) en poco tiempo. Estos atracones pueden ser un primer síntoma de adicción al alcohol , ya que pueden ser la manifestación objetiva de la dificultad para controlar el consumo de alcohol.

La persona que tiene “dificultad para controlar” el consumo de bebidas alcohólicas, puede estar incluso sin beber alcohol a temporadas pero el día que decide tomar una copa no puede parar de beber, acaba haciendo un “atracón” de bebida y vuelve a presentar las consecuencias negativas, debido a las alteraciones de su comportamiento

leer más
Etiquetas: , , , , , , , Publicado en adicción alcohol Adicciones Adolescencia Alcoholismo dejar alcohol

Ayuda a las familias con problemas de alcoholismo

Hace ya mucho tiempo que se sabe que el alcoholismo no afecta sólo a la persona que lo padece, sino a toda la familia, es decir, se considera una enfermedad familiar.

Los profesionales expertos en adicciones  hace ya años que tienen en cuenta este hecho y atienden y ayudan a las familias que tienen alguno de sus miembros afectados por el alcoholismo.  Un grupo de dichos profesionales pusieron en marcha, ya en 1996,  un programa específico (Programa Alfil) destinado a la prevención familiar de las consecuencias del alcoholismo en las familias, preferentemente en los hijos. Desde este programa se han realizado diversos materiales divulgativos, de autoayuda y de formación, así como científicos.

El programa Alfil creó un material divulgativo  que sirve de guía a las  familias para detectar y afrontar un  problema de alcohol en casa.

PadreAlcoholico

A modo de resumen destacaremos aquí algunos de  los puntos importantes de este material:

¿Hay un problema con el alcohol en casa?

  • No es fácil de detectarlo, y cuando se hace es que ya es tan grande que es evidente. Lo que suele pasar es que toda la familia nota que algo está pasando, que algo está alterando las costumbres o la organización familiar, pero no está claro que es lo que pasa.
  • Suele justificarse el comportamiento de la persona que tiene el problema, aunque conlleve desconcierto y confusión.
  • Se crea tensión, estrés y alteración de las normas y costumbres familiares, lo que provoca desconfianza y frustración.
  • Hay graves problemas de comunicación que acaban creando un “secreto de familia”, es decir, esas cosas de las que no se puede hablar, aunque nos afectan mucho, y que todo el mundo sabe. Cuando una familia se encuentra en una situación así, muchas veces siente que está en un callejón sin salida. No sabe qué hacer.

 

Un miembro de la familia tiene problemas con el alcohol. ¿Qué podemos hacer?

  • No hay que adaptarse a los cambios que se  vayan produciendo.
  • Buscar información sobre el alcoholismo
  • Hay que mantenerse firme en las normas y costumbres que siempre ha habido en casa.
  • Maneras de ayudar mejor a la persona que tiene el problema.

pare i fill OH

Tengo un problema con el alcohol ¿Qué pasa con mis hijos?

  • ¿Mi comportamiento puede causar trastornos en ellos?
  • ¿Les puede ocurrir a ellos lo mismo que a mí?
  • ¿Pueden aprender los hijos de la experiencia de los padres?

 

Mi padre/madre tiene un problema con el alcohol. ¿Qué pasa conmigo?

Preguntas que un niño o adolescente puede hacerse en esa situación y explicaciones:

  • ¿Tengo yo la culpa?
  • ¿Qué he hecho para que se comporte así?
  • ¿Es que no me quiere? ¿Qué puedo hacer yo?
  • ¿Por qué siento tanta rabia?

 

¿Dónde puedo pedir ayuda?

 

Este material es de una gran calidad y fue realizado por profesionales del alcoholismo con la colaboración de familiares de alcohólicos que estuvieron en tratamiento y sus  experiencias.

leer más
Etiquetas: , , , , , , , , , Publicado en adicción alcohol Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol Rehabilitación alcohol Tratamiento alcohol

Otra manera de ver el consumo de alcohol

El alcohol es una droga, pero se trata diferente a las demás drogas que conocemos. Partimos de la base de que el alcohol es legal, y las pocas veces que se ha intentado regular o limitar de alguna forma su venta, publicidad y/o consumo, surgieron voces muy potentes que hicieron que todo siguiera igual, como lo que ocurrió con el Proyecto de Ley antialcohol, como se le llamó, retirado en 2007.

Desde los ámbitos sanitarios se está planteando desde hace tiempo la peligrosidad del alcohol, pero parece que desde los lobbys productores de bebidas alcohólicas y los lobbys publicitarios se ha hecho la suficiente presión como para que las evidencias de que el alcohol es una de las drogas más potentes que hay pasen desapercibidas.

Por ejemplo, en la Unión Europea, las drogas generan un millón de muertos al año, y las principales drogas que generan mortalidad son el tabaco, y el alcohol. En los accidentes de tráfico, el alcohol está muy presente. En 2014 el 67% de los casos con resultado positivo se detectó alcohol solo o asociado a drogas y/o psicofármacos y el 77,63% de los conductores fallecidos presentaron una tasa de alcohol superior a 1,2 g/L.

En las situaciones de violencia de género también aparece el alcohol en un 40% de los casos, y el uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos, como en el tumor de esófago, las hepatopatías, el tumor de laringe, la pancreatitis aguda, etc…

También es importante tener en cuenta los costes económicos sanitarios anuales atribuibles al alcohol y los años potenciales de vida perdidos por ello. En la UE todos los años se pierden 21,1 millones de años de vida a causa del consumo de tabaco, alcohol y drogas ilegales (fuente: EFE)

El alcohol no es que sea más tóxico que la heroína o la cocaína, pero al estar tan accesible, se está permitiendo una exposición tan grande que sí lo hace muy peligroso. Si comparamos la cantidad de gente que toma drogas ilegales vemos que es una cantidad muy reducida comparada con la cantidad de gente que toma alcohol.

Teniendo en cuenta todo esto habría que hacer tres cosas: subir el precio, controlar la accesibilidad y prohibir la publicidad.copas vi

Si se hiciera esto, que es la línea que se ha seguido con el tabaco, conseguiríamos reducir la parte negativa del alcohol y mantener la parte positiva, la de la gente que se va a comer y se toma dos copas de vino.

Todo esto y mucho más en la entrevista publicada aquí al Dr. Gual, de Centro Bonanova.

leer más
Etiquetas: , , Publicado en Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol

El 17,1% de la población española realiza un consumo de alcohol de riesgo

El 17,1% de la población española realiza un consumo de alcohol de riesgo, aunque más de la mitad considera que es bajo, y solo el 1,3% se da cuenta de que su consumo es alto o muy alto.  Por tanto, el  76% de los bebedores que tienen un consumo de  alcohol de riesgo no percibe que beban demasiado alcohol.

Esta es una de las conclusiones a las que llega la Primera edición del estudio “Percepción y conocimiento del Alcoholismo en España”, presentado el pasado mes de enero en Madrid. En dicho estudio se encuesta a 4250 personas de entre 18 y 65 años de toda España cuyos datos revelan diferentes hábitos de consumo de alcohol generacionales, pero igual de perjudiciales, y la inconsciencia de los efectos que tiene sobre la salud.

“El bebedor tiene poca conciencia de los riesgos que asume. Siempre piensa que bebe menos de lo que realmente bebe”, afirma el Dr. Gual, uno de los especialistas que ha presentado el estudio, y que destaca la gran distorsión existente entre el consumo de alcohol  real y su percepción, en parte debido a la “mentalidad de usuario”, por la que cuanto más se consume más se infravalora sus efectos nocivos.

IMG_7019 (Gual)

¿Cuándo es un riesgo?

Casi el 31 por ciento de los encuestados considera admisible un consumo de alcohol que ya es de riesgo, situándola entre 5 y 6 unidades de bebida estándar (UBE) o más.

El valor de la UBE puede variar según el país, y en España se considera que 1 UBE equivale a 10 gramos de alcohol puro. Una copa/vaso/caña de cerveza/vino/sidra/champán/cava equivale a 1 UBE, al igual que un chupito de licor, mientras que una copa/combinado cubata de hisky/ron/coñac/brandy/vodka/ginebra equivale a 2 UBEs.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de alcohol de riesgo se sitúa entre los 40-60 gramos de alcohol puro al día en el caso de los hombres (4-6 UBEs), y en 20-40 gramos en las mujeres (2-4 UBEs).

El estudio indica que el abuso y adicción al alcohol sigue siendo, junto con el consumo de tabaco, la adicción más prevalente en España y por tanto un problema de salud pública de primer rango.

leer más
Etiquetas: , , , Publicado en adicción alcohol Alcoholismo dejar alcohol

Lo verdadero y lo falso en el paciente con adicción al alcohol

El entorno afectivo del paciente que tiene una adicción al alcohol se debate en un dilema: O cree en las palabras que el paciente dice, o sospecha de esas mismas palabras. Lo que está en juego en este dilema es cómo unas palabras, o más exactamente las mismas palabras vuelven a tener valor.

Parece que estamos en una clase de filosofía, es decir, cuándo decir algo es decir algo verdadero. O quizás sea mejor decir que estamos en la posición del detective, es decir, cuándo en un discurso se puede detectar la verdad o la mentira. El entorno afectivo del paciente con una adicción al alcohol ha perdido por así decir la brújula para confiar en las devaluadas palabras del paciente.

Este no es un problema menor, porque si la palabra del paciente continúa sin ser valorada; la presión familiar le hará perder las pocas certezas de que su tratamiento de la adicción al alcohol es importante. ¿Pero cómo evaluamos si una persona merece nuestra confianza? Pensemos en cualquier detective de novela, estos interrogan al sospechoso hasta cuando encuentran que hay una contradicción entre lo que dice y los hechos que rodean el crimen. Si no hay contradicción, el detective considera que la persona no es un sospechoso y razona que es una persona de confianza.

En el entorno afectivo, el papel del experimentado detective lo encarna la madre del (o de la) paciente. Es ella quien comienza a acumular las pistas, es decir, las constantes contradicciones de su hijo o hija. Luego, se comenzarán a agregar los otros miembros de la familia, pareja o amigos.

Forzando un poco la analogía detectivesca, el paciente que tiene una adicción al alcohol tiene en un principio todas las pruebas en su contra porque ha engañado y ha aparentado que se encontraba bien cuando la realidad era todo lo contrario. Su trabajo será mostrar que sus palabras y promesas relacionadas con el consumo tienen que ser valoradas. ¿Cómo lograr este cambio? ¿Qué hacer?

Obviamente el volver a tener confianza no puede ser resuelta sin una mediación. Aquí es donde los terapeutas tienen su función. Para ello se elaboran una serie de pautas que son hábitos saludables y que alejan al paciente de la recaída. Estas pautas se acuerdan con el paciente y con el entorno afectivo. Son como un nuevo pacto de convivencia. Sin embargo, las pautas no sólo deben verse como prohibiciones (por ejemplo: no ir a bares), sino como un modo en que el paciente se cuida para evitar la recaída y para el entorno afectivo como un modo de evaluar los actos y la palabra del paciente.

Si el paciente cumple con las pautas dadas por los terapeutas, entonces lentamente las personas que rodean al paciente vuelven a confiar en él. Esto produce un refuerzo en la motivación para el cambio. Por un lado, el paciente ve que sus esfuerzos dan frutos ya que mejora la relación con sus allegados. Por otro lado, el paciente se siente motivado a sostener los cambios que le permiten mantener la abstinencia mejorando notoriamente su calidad de vida. Por último, si la familia, la pareja y los amigos vuelven a confiar, entonces también pueden dejar de temer que el paciente con adicción al alcohol se autodestruya y pueden volver a disfrutar de sus vidas que habían abandonado por intentar que el paciente dejase de consumir.

 

leer más
Etiquetas: , , Publicado en adicción alcohol
Página 1 de 11