Agresividad Infantil/Adolescente

Home > Infancia-adolescencia > Agresividad Infantil/Adolescente

¿Qué es la agresividad infantil/adolescente?

Hablamos de agresividad cuando provocamos daño a una persona u objeto. Esta conducta agresiva es intencionada y el daño puede ser físico o psíquico.

La agresividad se presenta generalmente en forma directa, ya sea en forma de acto violento físico (patadas, empujones,…) como verbal (insultos, palabrotas,…). Otra forma de agresividad es la agresividad indirecta o desplazada, según la cual el niño agrede contra los objetos de la persona que ha sido el origen del conflicto, o agresividad contenida según la cual el niño gesticula, grita o produce expresiones faciales de frustración.

Además, se incluyen en las conductas que implican una agresión a sí mismo (autoagresividad).

Por último, también se puede tratar de una agresividad pasiva, o lo que es lo mismo, el niño/a se resiste a la autoridad del maestro, pero sin plantarle cara: se olvida de las cosas, es irresponsable, etc.

¿Cuál es el tratamiento?

Es importante trabajar las causas que originan este tipo de comportamiento. Detrás de la conducta agresiva acostumbra a haber una baja autoestima, una lucha para la autoafirmación, se produce como expresión de un exceso de tensión o angustia la cual no encuentra otra vía de escape que la agresión.

Enseñar al niño métodos para que controle sus conductas y él mismo se dé instrucciones, premios o sanciones, que se autoevalúe, etc., con el fin de extinguir la conducta inadecuada y conseguir los objetivos propuestos.

La conducta agresiva puede llegar a ser muy peligrosa, por lo que no se debe ignorar ni esperar a que se resuelva sola. Para unos la agresividad es una forma de dominar al grupo y para otros imitar lo que han visto o vivido en ambientes familiares.

  
 
 

¿Desea realizar alguna consulta?

Blog de Centro Bonanova

Nuestros Profesionales de Centro Bonanova

Quienes Somos en Centro Bonanova