Adicción al tabaco

Home > Adicciones > Adicción al tabaco

El tabaco es una droga estimulante del sistema nervioso central. Uno de sus componentes, la nicotina, posee una enorme capacidad adictiva, y es la causa por la que su consumo produce dependencia.

Durante la combustión del tabaco se originan más de 4.000 productos tóxicos diferentes. Entre ellos, destacan por su especial peligrosidad y por las enfermedades a que pueden asociarse, los siguientes:

• Alquitranes: responsables de los distintos tipos de cáncer.

• Monóxido de carbono: favorece las enfermedades cardiovasculares.

• Irritantes (fenoles, amoníacos, ácido cianhídrico): responsables de enfermedades respiratorias como la bronquitis crónica y el enfisema pulmonar.

• Nicotina: causa la dependencia del tabaco. Tiene una vida media aproximada de dos horas, pero a medida que disminuye su concentración en sangre, se incrementa el deseo de fumar.

El tabaquismo es el principal factor de riesgo evitable en los países desarrollados. Fumar mata a más personas que cualquier otra droga, incluso mucho más que los accidentes de tráfico. El tabaquismo es, pues, un problema de salud pública. Pero lo más importante, el tabaco merma mucho la calidad de vida de todos los fumadores.

Son muchas las enfermedades derivadas del tabaquismo: cardiovasculares, pulmonares, neoplásicas, digestivas, etc. Pero también causa otro tipo de efectos, como el envejecimiento prematuro, la pérdida de gusto y olfato, la disminución del rendimiento deportivo, etc., y perjudica a otras personas como los hijos.

El deterioro causado por el tabaco es acumulativo, por eso cuanto antes se deje de fumar más se recupera. Dejar de fumar puede resultar difícil, pero es posible. Nunca es tarde para dejarlo, ya que a cualquier edad existen beneficios.

La dependencia al tabaco es muy compleja y requiere un tratamiento específico y personalizado que tenga en cuenta tanto la dependencia física como la psicológica.

¿CUÁL ES EL TRATAMIENTO?

Dejar de fumar es un proceso. No se solventa de un día para otro, porque generalmente es un hábito muy arraigado que ha estado altamente presente en la vida del fumador.

Tras una evaluación inicial, nuestro tratamiento consiste en un abordaje integral ceñido a las necesidades de cada paciente, en la que se dispone de diferentes elementos terapéuticos (cognitivos, conductuales, farmacológicos, monitorización del monóxido de carbono así como de la capacidad pulmonar) que ayudan al fumador a dejarlo.

  

 
 

¿Desea realizar alguna consulta?

Blog de Centro Bonanova

Nuestros Profesionales de Centro Bonanova

Quienes Somos en Centro Bonanova