Blog
Home > Blog > La participación de la familia en el proceso de rehabilitación del consumo de cocaína

La participación de la familia en el proceso de rehabilitación del consumo de cocaína

20 de noviembre de 2013

Los tratamientos de rehabilitación del consumo de cocaína puede obtener mejores resultados si el paciente está acompañado por la familia durante este proceso. Esto que parece de sentido común, muchas veces no es fácil de lograr. Analizaremos cuáles dos de los muchos obstáculos que surgen en el tratamiento y que condicionan la participación de la familia.

El primer obstáculo es consecuencia de los constantes engaños del paciente hacia su entorno afectivo, fundamentalmente con su familia, lo cual genera descrédito de la palabra del paciente y desconfianza de la familia. El proceso de rehabilitación del consumo de cocaína debe restablecer la confianza y hacer que la palabra del paciente vuelva a tener validez. Porque la familia es la red de contención que, en los momentos álgidos, puede no sólo prevenir una recaída sino promocionar un modo de vida adecuado para sostener la abstinencia.

El segundo obstáculo es el exceso de confianza de la familia hacia la recuperación del paciente. A medida de que la rehabilitación del consumo de cocaína avanza, el paciente elabora un saber y una serie de estrategias que le permiten ir tomando las riendas de su propia vida. Esta mejora es vivenciada por la familia como un momento de alegría y de relajación. Y en la mayoría de los casos es interpretada como una “curación”, “olvidando” el rasgo crónico de la adicción. De este modo la familia es más permisiva, se contacta menos con el equipo terapéutico, y deja que poco a poco el paciente retorne a situaciones de riesgo que al inicio del tratamiento evaluaba como negativas para el paciente.

Si observamos bien,  por parte de la familia la actitud adecuada es la de mantener una actitud de prudencia. Los excesos tanto de confianza como de recelo no benefician al paciente a tener un claro criterio de cómo va su proceso de rehabilitación del consumo de cocaína.

En conclusión, el proceso de rehabilitación del consumo de cocaína intenta modificar el contexto del paciente (hábitos negativos, pensamientos distorsionados, etc.) lo que significa que no sólo se modifican aspectos personales, sino que se trata de modifica el modo en que el paciente se relaciona con su entorno afectivo. Pero además, la familia debe aprender a no sobrevalorar los logros del paciente y estar dispuesta a colaborar con el equipo terapéutico para evitar la manipulación de la comunicación por parte del paciente y comenzar a valorar de manera adecuada un criterio de cuándo el paciente no miente a la familia.


Etiquetas: , Publicado en rehabilitación cocaina