Categoría: dejar cocaína
Home > Categoría: dejar cocaína

Tendencias en el consumo de drogas en Europa

10 de mayo de 2017

El Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías realiza un informe de forma periódica en el que analiza los riesgos para la salud a medida que cambian los productos y las tendencias de consumo.

El Informe publicado en 2016, describe un mercado de las drogas en Europa con una gran capacidad de adaptación en el que existen algunos indicadores que demuestran la tendencia ascendente del cannabis y las drogas estimulantes.

consum europa tabla

 

 

 

 

 

 

 

En resumen los resultados de dicho informe sobre las tendencias de consumo de drogas son:

  • Confirma el regreso de la MDMA («éxtasis») como uno de las drogas estimulantes predilectas entre los jóvenes en Europa. Alrededor de 2,1 millones de adultos jóvenes (entre 15 y 34 años) declaran haber consumido MDMA durante el último año (1,7 % de este grupo de edad). Aunque en los últimos años el consumo de MDMA había registrado un descenso, los datos de las últimas encuestas apuntan a un incremento de su consumo en Europa.
  • Hay tres países en toda Europa donde la prevalencia de consumo de otra droga estimulante, la cocaína,  supera el 3%. Son Reino Unido, Países Bajos y España, donde la tendencia de la prevalencia ha aumentado desde 2008, según este informe. España sigue siendo el país donde más cocaína se incautó en toda Europa, con 22 toneladas. Lo mismo ocurre con el hachís, el 66% de todo el cannabis de Europa se incautó en España.
  • Una de las pruebas que realiza el Observatorio para analizar las tendencias de consumo de drogas, consiste en analizar las aguas residuales durante una semana en las principales ciudades europeas. Este análisis descubrió que Barcelona está en tercer lugar, detrás de Amberes y Ámsterdam, en cuanto a restos de cocaína. Los resultados de análisis de aguas residuales y los datos de incautaciones y encuestas muestran también que el consumo de cocaína parece mayor en los países del sur y oeste de  Europa, mientras que el consumo de anfetaminas es mucho más habitual en los países del norte.
  • Este informe también muestra preocupación por el aumento del consumo de cannabis, su potencia y la demanda de tratamiento. Se estima que en torno a 16,6 millones de jóvenes europeos (15-34 años) han consumido cannabis en los últimos 12 meses. Aunque los niveles de consumo difieren entre los países, en general no parecen estar disminuyendo en Europa y existen indicios de un cierto incremento.

mapa consum europa 16

Este análisis, tomado en su conjunto, pone de relieve que el consumo de drogas y sus consecuencias,  sigue siendo un reto para las políticas europeas sobre drogas.

leer más
Etiquetas: , , , , , , Publicado en Adicciones Centro Bonanova dejar cannabis dejar cocaína desintoxicación cannabis desintoxicación cocaína desintoxicación drogas rehabilitación cannabis rehabilitación cocaina tratamiento cannabis tratamiento cocaina

Adicción y Género

8 de marzo de 2017

Entre las realidades en las que habitan muchas mujeres, el abuso y la adicción a sustancias es una de las más relevantes, sobre todo por lo invisible que es esta realidad y los efectos que esta invisibilidad  tiene sobre quienes la sufren.

Los prejuicios, etiquetas y estigmas acerca de las drogodependencias son habituales en nuestra sociedad, y afectan a todas las personas que padecen este trastorno, pero en el caso de las mujeres se agravan sobre todo por lo que tiene de transgresión de los modelos y estándares habituales  que la sociedad considera una “buena mujer”.

Estadísticamente hay un menor número de mujeres consumidoras de alcohol y sustancias ilegales, siendo la prevalencia entre los hombres de 2 a 3 veces más elevada, según la sustancia: en el caso de la cocaína la proporción de hombres triplica a la de mujeres, y en el caso  del cannabis se registra una diferencia de casi 8 puntos porcentual (datos de 2013). Es  importante señalar  que en las mujeres más jóvenes se están detectando actualmente una homogeneización entre ambos sexos en cuanto a los patrones de consumo, especialmente del alcohol.

Frasco Addiction

Sin embargo, no se puede decir lo mismo del consumo de drogas institucionalizadas como algunos psicofármacos (sobre todo ansiolíticos y fármacos para dormir). En el caso de estas sustancias, tanto la prescripción médica como la automedicación son más frecuentes en las mujeres.

Pero lo que sabemos de las mujeres que consumen y son adictas al alcohol y drogas ilegales (cocaína, heroína, cannabis, éxtasis, anfetaminas y alucinógenos)  es que acuden en menor medida a los centros especializados para tratar la adicción  (p.e. siendo la proporción de hombres con problemas de abuso de alcohol de 2-1 frente a las mujeres, las tasas de hombres en tratamiento cuadriplican a las de mujeres).

Respecto a la salud, y dependiendo de las sustancias que se consuman, las mujeres tienen un mayor riesgo que los hombres de sufrir daños en el hígado, el cerebro y padecer enfermedades cardiovasculares. También pueden tener alteraciones en el ciclo menstrual problemas de fertilidad, abortos espontáneos y daños en el desarrollo del feto.

En relación con la dimensión psicológica aparecen, también en mayor medida ansiedad, depresión, baja autoestima, trastornos de la alimentación y conflictos en la relación con el cuerpo.

Otros de los problemas que pueden surgir son los ligados a las prácticas sexuales de riesgo cuando están bajo los efectos del consumo o por relaciones no consentidas: VIH/ sida, otras ITS (infecciones de transmisión sexual), así como embarazos no deseados, y no podemos olvidarnos de las situaciones de violencia a las que se es más vulnerable cuando se padece una adicción.

 

Las diferencias entre la adicción de hombres y mujeres se podrían resumir en:

 

Adicción Masculina:

  • A nivel social son más gregarios y socializados, con un mayor índice de problemas legales.
  • Tienen menor codependencia
  • Presentan caracteropatías  más frecuentes y un mayor índice de psicosis.
  • Las adicciones asociadas o secundarias que más aparecen son:

Adicción al sexo

Adicción al deporte

Adicción al trabajo

Adicción videojuegos, internet

Adicción Femenina:

  • Mayor soledad, mayor índice de maltrato y padecimiento de abusos sexuales
  • Mayor codependencia
  • Autoestima muy disminuida
  • Mayor índice de depresión y trastornos afectivos
  • Trastornos de ansiedad frecuentes
  • Las adicciones asociadas más frecuentes son:

Adicción a psicofármacos, especialmente ansiolíticos y antidepresivos

Compra compulsiva

Teleadicción

  Entonces, ¿Qué es lo que pasa? ¿Por qué las mujeres no llegan, o llegan en menor medida, a los centros de tratamiento? Miraremos de adentrarnos en esta cuestión en un próximo post.

leer más
Etiquetas: , , , , , , , , , , Publicado en adicción alcohol adicción cocaína Adicciones Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol dejar cannabis dejar cocaína Rehabilitación alcohol rehabilitación cannabis rehabilitación cocaina Tratamiento alcohol tratamiento cannabis tratamiento cocaina

La cafeína y las adicciones

19 de octubre de 2016

El café, el té, el chocolate y los refrescos de cola son las principales fuentes de cafeína, que es consumida en casi todas las edades y estratos socioeconómicos. Las bebidas energéticas contienen una cantidad mayor de cafeína que los refrescos: Por ejemplo el Red Bull® contiene 80 mg de cafeína en 250 ml.

La cafeína, también denominada teína, guaranina o mateína, es un constituyente natural presente en más de 60 especies de plantas. Se podría considerar la sustancia estimulante de mayor consumo y la más socialmente aceptada a nivel mundial. Se cultivó por primera vez en Etiopía, de la misma forma que el té en China y el cacao en América del Sur. En el siglo XV se desarrollo la técnica de tostar y moler los granos de café y en poco tiempo su consumo  se expandió por todo el mundo.

cafeina

Sólo en España se consumen 14.000 millones de tazas de café al año, siendo el promedio de consumo de café entre semana de 3,6 tazas al día entre los mayores de 15 años. Estas pautas de consumo son similares en América y en el resto de Europa, con los países nórdicos a la cabeza en cuanto a consumo per cápita.

La cafeína tiene efectos positivos, como la mejora en el desempeño de tareas de vigilancia y en otras tareas simples que requieran de atención sostenida. También incrementa el nivel de alerta y reduce la sensación de fatiga (tanto mental como física). Estos serian los principales efectos que la mayoría de personas notamos al tomar café y los que en principio se buscan con su consumo.

En los últimos años se han desarrollado estudios en los que se evalúa el rol neuroprotector de la cafeína en determinadas enfermedades. Parece que tiene un papel importante a nivel neurológico favoreciendo la plasticidad sináptica, lo que convierte a la cafeína en un “normalizador” cognitivo, previniendo el deterioro y reduciendo su avance. Esto podría ser el inicio de nuevas opciones terapéuticas para fases tempranas de enfermedades como el Alzheimer.

Los efectos negativos de la cafeína tendrían lugar cuando se consumen cantidades excesivamente elevadas. La ingesta de café en grandes cantidades provocaría un aumento de la ansiedad y esto daría lugar a, por ejemplo, taquicardias, dificultades para dormir, o incluso a un empeoramiento del control motor fino. Cuando el consumo supera aproximadamente, los 300 mg al día, el sistema motor puede verse activado sobremanera, así como resultar alterado el ciclo de sueño-vigilia además de aumentar de forma generalizada las tasas de metabolismo cerebral.

¿Pero la cafeína puede crear dependencia?

El área del cerebro relacionada con la dependencia es la llamada área del placer, el núcleo accumbens. Las sustancias consideradas habitualmente como “drogas” (alcohol, cocaína, heroína, cannabis…) activan la transmisión dopaminergica en la corteza del núcleo accumbens.

El consumo de  cafeína actúa únicamente en el núcleo caudado, otra parte del cerebro, lo que  guardaría relación con las propiedades estimulantes de la cafeína en la actividad psicomotora. Por otro lado, la cafeína también estimula la liberación de dopamina en la corteza prefrontal que sería consistente con sus propiedades psicoestimulantes y con el refuerzo de la conducta de consumición. Para que la cafeína incrementase la actividad funcional de la corteza del núcleo accumbens (y por tanto produjera dependencia) debería consumirse en una cantidad cinco veces mayor a la media diaria. Por eso se afirma que a pesar de que la cafeína cuente con algunos criterios para ser considerada droga de abuso, hay un riesgo de adicción muy bajo.

cafeina-3

Sin embargo, en personas con una adicción a sustancias, especialmente cocaína y/o alcohol, la cafeína puede convertirse en una sustancia “de sustitución” y tener efectos secundarios  importantes.

Como señalábamos antes, la cafeína tiene una serie de efectos activadores del sistema nervioso central que la hacen psicoestimulante: Aumenta la alerta, reduce la sensación de cansancio y fatiga, aumenta la capacidad de mantener un esfuerzo intelectual y mantiene el estado de vigilia a pesar de la privación de sueño. Además sus efectos vasodilatadores hacen que mejore el rendimiento físico y potencia la disminución de la sensación de cansancio y fatiga.

Estos efectos, especialmente los psicoestimulantes, recuerdan, aunque sea de lejos, a los efectos estimulantes de la cocaína  y a los efectos euforizantes de los consumos de alcohol. Esto es lo que hace que personas que han desarrollado una adicción, sin darse cuenta la mayor parte de ocasiones, incrementen de forma elevada la cantidad de café o de otras bebidas con cafeína.

Hay un intento, inconsciente, de conseguir efectos parecidos con la cafeína a los que se obtenían con la sustancia primaria de dependencia. Esto no es posible, por supuesto, pero lo que sí  hace es alterar el sistema nervioso lo suficiente como para que pueda aparecer un craving y llevar a una recaída.

Lo que ha pasado es que el consumo de cafeína se ha usado como un pretendido “sustituto” de la substancia principal de la adicción, pero al no ser posible, ha provocado o como poco, facilitado, la recaída.

leer más
Etiquetas: , , , Publicado en adicción alcohol adicción cocaína Adicciones Alzheimer Ansiedad dejar alcohol dejar cocaína Tratamiento alcohol tratamiento cocaina

Dejar la cocaína: “Consumo cocaína, luego siento asco”

8 de octubre de 2013

Cuando luego de unos meses de dejar la cocaína y mantenerse abstinente, los pacientes se asombran de que existan deseos de consumo que a veces concluyen con una recaída. Relatan que no sienten ningún tipo de placer cuando consumen e incluso les genera asco. ¿Cómo comprender este fenómeno?

En primer lugar, es importante entender que dejar la cocaína no es sólo la abstinencia sino también modificar hábitos o formas de respuesta ante situaciones cotidianas. Esto implica por un lado saber cómo resolvemos nuestros problemas en el día a día. Reconocer el malestar que generan estos conflictos (de baja o alta intensidad) e intentar o resolverlos de otra manera o asumir y tolerar determinados montos de displacer.

En segundo lugar, que se sabe que en el cerebro funciona el circuito de recompensa cerebral. Este circuito ha permitido al ser humano la emisión de una serie de conductas fundamentales para la supervivencia, como la conducta alimentaria o la conducta sexual. La activación de estos centros tiene como consecuencia que se experimente una importante sensación de placer, así como que guarde en su memoria los estímulos que se asocien con la realización de dichas conductas. De esta manera, cuando la persona se exponga a estímulos similares a los que percibió cuando su sistema de recompensa se activó, la reacción inmediata será percibida como de deseo, de acercamiento. Nuestro sistema de recompensa se activa y nos dice “prepárate, ahora hay algo importante (para tu supervivencia) que tienes que hacer”.

En tercer lugar, es importante subrayar que este sistema de recompensa está fuertemente relacionado con la supervivencia y que se trata de un mecanismo que funciona en tomar “decisiones” todo-nada. Dicho de otra manera de vida o muerte. Porque el sistema de recompensa se localiza principalmente en estructuras subcorticales del cerebro (es decir, evolutivamente más viejas que el córtex cerebral), no tiene acceso al procesamiento consciente o voluntario.

Por último, si una persona es adicta a la cocaína, entonces tóxico modifica dicho circuito del placer, y consigue que el sujeto aprenda y tienda a realizar conductas de consumo de la sustancia, así como a mantener en su memoria estímulos contextuales que posteriormente pueden servir de desencadenantes del consumo.

Ahora podemos comprender por qué es tan complicado dejar la cocaína. Para ello hay que relacionar los cuatro puntos más arriba enunciados.

La cocaína modifica el sistema de recompensa y hace que la cocaína sea equivalente a la supervivencia del adicto.

Es decir, cocaína=supervivencia

Pero este sistema de recompensa por interpretar el consumo como una cuestión de la supervivencia no evalúa las consecuencias a largo plazo. Es como si el cerebro enviase el siguiente mensaje:

O consumes o te mueres

Pero esto sucede en estructuras cerebrales sobre las que la voluntad y la consciencia no tienen influencia. La conciencia en este sentido puede sentir displacer, pero a niveles subcorticales el sistema de recompensa obtiene placer. Es decir:

Consumo de cocaína placer en el Sistema de recompensa

Consumo de cocaína displacer en procesamiento consciente

Ahora podemos comprender porque cuando un paciente que desea dejar la cocaína relata que siente displacer al consumir, está diciendo lo que a nivel consciente percibe de las modificaciones irreversibles que el consumo ha producido.

leer más
Etiquetas: Publicado en dejar cocaína
Página 1 de 11