Categoría: dejar alcohol
Home > Categoría: dejar alcohol

Adicción y Género

8 de marzo de 2017

Entre las realidades en las que habitan muchas mujeres, el abuso y la adicción a sustancias es una de las más relevantes, sobre todo por lo invisible que es esta realidad y los efectos que esta invisibilidad  tiene sobre quienes la sufren.

Los prejuicios, etiquetas y estigmas acerca de las drogodependencias son habituales en nuestra sociedad, y afectan a todas las personas que padecen este trastorno, pero en el caso de las mujeres se agravan sobre todo por lo que tiene de transgresión de los modelos y estándares habituales  que la sociedad considera una “buena mujer”.

Estadísticamente hay un menor número de mujeres consumidoras de alcohol y sustancias ilegales, siendo la prevalencia entre los hombres de 2 a 3 veces más elevada, según la sustancia: en el caso de la cocaína la proporción de hombres triplica a la de mujeres, y en el caso  del cannabis se registra una diferencia de casi 8 puntos porcentual (datos de 2013). Es  importante señalar  que en las mujeres más jóvenes se están detectando actualmente una homogeneización entre ambos sexos en cuanto a los patrones de consumo, especialmente del alcohol.

Frasco Addiction

Sin embargo, no se puede decir lo mismo del consumo de drogas institucionalizadas como algunos psicofármacos (sobre todo ansiolíticos y fármacos para dormir). En el caso de estas sustancias, tanto la prescripción médica como la automedicación son más frecuentes en las mujeres.

Pero lo que sabemos de las mujeres que consumen y son adictas al alcohol y drogas ilegales (cocaína, heroína, cannabis, éxtasis, anfetaminas y alucinógenos)  es que acuden en menor medida a los centros especializados para tratar la adicción  (p.e. siendo la proporción de hombres con problemas de abuso de alcohol de 2-1 frente a las mujeres, las tasas de hombres en tratamiento cuadriplican a las de mujeres).

Respecto a la salud, y dependiendo de las sustancias que se consuman, las mujeres tienen un mayor riesgo que los hombres de sufrir daños en el hígado, el cerebro y padecer enfermedades cardiovasculares. También pueden tener alteraciones en el ciclo menstrual problemas de fertilidad, abortos espontáneos y daños en el desarrollo del feto.

En relación con la dimensión psicológica aparecen, también en mayor medida ansiedad, depresión, baja autoestima, trastornos de la alimentación y conflictos en la relación con el cuerpo.

Otros de los problemas que pueden surgir son los ligados a las prácticas sexuales de riesgo cuando están bajo los efectos del consumo o por relaciones no consentidas: VIH/ sida, otras ITS (infecciones de transmisión sexual), así como embarazos no deseados, y no podemos olvidarnos de las situaciones de violencia a las que se es más vulnerable cuando se padece una adicción.

 

Las diferencias entre la adicción de hombres y mujeres se podrían resumir en:

 

Adicción Masculina:

  • A nivel social son más gregarios y socializados, con un mayor índice de problemas legales.
  • Tienen menor codependencia
  • Presentan caracteropatías  más frecuentes y un mayor índice de psicosis.
  • Las adicciones asociadas o secundarias que más aparecen son:

Adicción al sexo

Adicción al deporte

Adicción al trabajo

Adicción videojuegos, internet

Adicción Femenina:

  • Mayor soledad, mayor índice de maltrato y padecimiento de abusos sexuales
  • Mayor codependencia
  • Autoestima muy disminuida
  • Mayor índice de depresión y trastornos afectivos
  • Trastornos de ansiedad frecuentes
  • Las adicciones asociadas más frecuentes son:

Adicción a psicofármacos, especialmente ansiolíticos y antidepresivos

Compra compulsiva

Teleadicción

  Entonces, ¿Qué es lo que pasa? ¿Por qué las mujeres no llegan, o llegan en menor medida, a los centros de tratamiento? Miraremos de adentrarnos en esta cuestión en un próximo post.

leer más
Etiquetas: , , , , , , , , , , Publicado en adicción alcohol adicción cocaína Adicciones Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol dejar cannabis dejar cocaína Rehabilitación alcohol rehabilitación cannabis rehabilitación cocaina Tratamiento alcohol tratamiento cannabis tratamiento cocaina

Consumo abusivo de alcohol en jóvenes y menores

23 de noviembre de 2016

Hace pocos días, el 15 de noviembre, se celebró el Día Sin Alcohol, día en que las organizaciones científicas, entidades  y los profesionales que se dedican a ayudar y tratar a las personas que padecen de alguna adicción recuerdan a la sociedad que determinadas maneras y patrones de consumir alcohol pueden ser, y de hecho son, perjudiciales y tener graves consecuencias para la salud. Esto es especialmente grave en los jóvenes y/o menores, siendo el consumo de alcohol en jóvenes, uno de los focos de interés prioritario en este Día Sin Alcohol de este año 2016.

Además, en estos días hemos tenido ejemplos claros de ello. En la prensa han salido diferentes casos en los que el consumo abusivo de alcohol en jóvenes ha tenido el papel principal: la muerte por sobredosis de alcohol de una niña de 12 años en Madrid, los altercados y molestias que supone el que cientos de jóvenes beban alcohol durante el trayecto del tren que va de Barcelona a una zona de discotecas de Mataró, el Maresme  y justo ayer, la detención de una mujer joven (26 años) que conducía por la autopista AP-7 en sentido contrario  y bajo los efectos del alcohol durante un trayecto de  28 km…

botellon jovenes

Estos casos, especialmente el de la niña de 12 años,  son la punta del iceberg de una situación general que se está produciendo desde hace ya varios años.  Las encuestas realizadas por El Plan Nacional de Drogas nos dicen que el 80% de los menores han bebido alguna vez y uno de cada tres se emborracha un mínimo de una vez al mes, y no hacemos nada para evitarlo.

Según comenta el  Dr. Gual en un artículo publicado en El Periódico , el abuso de alcohol en  jóvenes y en menores, es una situación que se viene dando desde hace dos décadas, y que actualmente se ha cronificado. Los jóvenes han aumentado brutalmente el consumo de alcohol desde hace años, y los puntos clave a tener en cuenta en ello son: la escasa legislación, la publicidad no regulada correctamente, y el precio bajo, casi sin impuestos.

Según los datos facilitados por los servicios de urgencias hospitalarios, los casos de menores atendidos con intoxicación etílica, podrían pasar de cien cada fin de semana, y si recordamos que se ha demostrado que el consumo de alcohol por menores, aunque sea en dosis moderadas, perjudica el desarrollo neuronal de modo irreversible, tendríamos que exigir a los gobiernos y autoridades que empiecen a tomar las medidas necesarias para atajar esta situación.

alcohol inicio consumo tabla

Esta manera de beber se corresponde con  los llamados “atracones” de bebida, que se definen como la ingesta de más de tres consumiciones (de contenido alcohólico, que incluyen el vino y la cerveza) en poco tiempo. Estos atracones pueden ser un primer síntoma de adicción al alcohol , ya que pueden ser la manifestación objetiva de la dificultad para controlar el consumo de alcohol.

La persona que tiene “dificultad para controlar” el consumo de bebidas alcohólicas, puede estar incluso sin beber alcohol a temporadas pero el día que decide tomar una copa no puede parar de beber, acaba haciendo un “atracón” de bebida y vuelve a presentar las consecuencias negativas, debido a las alteraciones de su comportamiento

leer más
Etiquetas: , , , , , , , Publicado en adicción alcohol Adicciones Adolescencia Alcoholismo dejar alcohol

Ayuda a las familias con problemas de alcoholismo

16 de noviembre de 2016

Hace ya mucho tiempo que se sabe que el alcoholismo no afecta sólo a la persona que lo padece, sino a toda la familia, es decir, se considera una enfermedad familiar.

Los profesionales expertos en adicciones  hace ya años que tienen en cuenta este hecho y atienden y ayudan a las familias que tienen alguno de sus miembros afectados por el alcoholismo.  Un grupo de dichos profesionales pusieron en marcha, ya en 1996,  un programa específico (Programa Alfil) destinado a la prevención familiar de las consecuencias del alcoholismo en las familias, preferentemente en los hijos. Desde este programa se han realizado diversos materiales divulgativos, de autoayuda y de formación, así como científicos.

El programa Alfil creó un material divulgativo  que sirve de guía a las  familias para detectar y afrontar un  problema de alcohol en casa.

PadreAlcoholico

A modo de resumen destacaremos aquí algunos de  los puntos importantes de este material:

¿Hay un problema con el alcohol en casa?

  • No es fácil de detectarlo, y cuando se hace es que ya es tan grande que es evidente. Lo que suele pasar es que toda la familia nota que algo está pasando, que algo está alterando las costumbres o la organización familiar, pero no está claro que es lo que pasa.
  • Suele justificarse el comportamiento de la persona que tiene el problema, aunque conlleve desconcierto y confusión.
  • Se crea tensión, estrés y alteración de las normas y costumbres familiares, lo que provoca desconfianza y frustración.
  • Hay graves problemas de comunicación que acaban creando un “secreto de familia”, es decir, esas cosas de las que no se puede hablar, aunque nos afectan mucho, y que todo el mundo sabe. Cuando una familia se encuentra en una situación así, muchas veces siente que está en un callejón sin salida. No sabe qué hacer.

 

Un miembro de la familia tiene problemas con el alcohol. ¿Qué podemos hacer?

  • No hay que adaptarse a los cambios que se  vayan produciendo.
  • Buscar información sobre el alcoholismo
  • Hay que mantenerse firme en las normas y costumbres que siempre ha habido en casa.
  • Maneras de ayudar mejor a la persona que tiene el problema.

pare i fill OH

Tengo un problema con el alcohol ¿Qué pasa con mis hijos?

  • ¿Mi comportamiento puede causar trastornos en ellos?
  • ¿Les puede ocurrir a ellos lo mismo que a mí?
  • ¿Pueden aprender los hijos de la experiencia de los padres?

 

Mi padre/madre tiene un problema con el alcohol. ¿Qué pasa conmigo?

Preguntas que un niño o adolescente puede hacerse en esa situación y explicaciones:

  • ¿Tengo yo la culpa?
  • ¿Qué he hecho para que se comporte así?
  • ¿Es que no me quiere? ¿Qué puedo hacer yo?
  • ¿Por qué siento tanta rabia?

 

¿Dónde puedo pedir ayuda?

 

Este material es de una gran calidad y fue realizado por profesionales del alcoholismo con la colaboración de familiares de alcohólicos que estuvieron en tratamiento y sus  experiencias.

leer más
Etiquetas: , , , , , , , , , Publicado en adicción alcohol Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol Rehabilitación alcohol Tratamiento alcohol

La cafeína y las adicciones

19 de octubre de 2016

El café, el té, el chocolate y los refrescos de cola son las principales fuentes de cafeína, que es consumida en casi todas las edades y estratos socioeconómicos. Las bebidas energéticas contienen una cantidad mayor de cafeína que los refrescos: Por ejemplo el Red Bull® contiene 80 mg de cafeína en 250 ml.

La cafeína, también denominada teína, guaranina o mateína, es un constituyente natural presente en más de 60 especies de plantas. Se podría considerar la sustancia estimulante de mayor consumo y la más socialmente aceptada a nivel mundial. Se cultivó por primera vez en Etiopía, de la misma forma que el té en China y el cacao en América del Sur. En el siglo XV se desarrollo la técnica de tostar y moler los granos de café y en poco tiempo su consumo  se expandió por todo el mundo.

cafeina

Sólo en España se consumen 14.000 millones de tazas de café al año, siendo el promedio de consumo de café entre semana de 3,6 tazas al día entre los mayores de 15 años. Estas pautas de consumo son similares en América y en el resto de Europa, con los países nórdicos a la cabeza en cuanto a consumo per cápita.

La cafeína tiene efectos positivos, como la mejora en el desempeño de tareas de vigilancia y en otras tareas simples que requieran de atención sostenida. También incrementa el nivel de alerta y reduce la sensación de fatiga (tanto mental como física). Estos serian los principales efectos que la mayoría de personas notamos al tomar café y los que en principio se buscan con su consumo.

En los últimos años se han desarrollado estudios en los que se evalúa el rol neuroprotector de la cafeína en determinadas enfermedades. Parece que tiene un papel importante a nivel neurológico favoreciendo la plasticidad sináptica, lo que convierte a la cafeína en un “normalizador” cognitivo, previniendo el deterioro y reduciendo su avance. Esto podría ser el inicio de nuevas opciones terapéuticas para fases tempranas de enfermedades como el Alzheimer.

Los efectos negativos de la cafeína tendrían lugar cuando se consumen cantidades excesivamente elevadas. La ingesta de café en grandes cantidades provocaría un aumento de la ansiedad y esto daría lugar a, por ejemplo, taquicardias, dificultades para dormir, o incluso a un empeoramiento del control motor fino. Cuando el consumo supera aproximadamente, los 300 mg al día, el sistema motor puede verse activado sobremanera, así como resultar alterado el ciclo de sueño-vigilia además de aumentar de forma generalizada las tasas de metabolismo cerebral.

¿Pero la cafeína puede crear dependencia?

El área del cerebro relacionada con la dependencia es la llamada área del placer, el núcleo accumbens. Las sustancias consideradas habitualmente como “drogas” (alcohol, cocaína, heroína, cannabis…) activan la transmisión dopaminergica en la corteza del núcleo accumbens.

El consumo de  cafeína actúa únicamente en el núcleo caudado, otra parte del cerebro, lo que  guardaría relación con las propiedades estimulantes de la cafeína en la actividad psicomotora. Por otro lado, la cafeína también estimula la liberación de dopamina en la corteza prefrontal que sería consistente con sus propiedades psicoestimulantes y con el refuerzo de la conducta de consumición. Para que la cafeína incrementase la actividad funcional de la corteza del núcleo accumbens (y por tanto produjera dependencia) debería consumirse en una cantidad cinco veces mayor a la media diaria. Por eso se afirma que a pesar de que la cafeína cuente con algunos criterios para ser considerada droga de abuso, hay un riesgo de adicción muy bajo.

cafeina-3

Sin embargo, en personas con una adicción a sustancias, especialmente cocaína y/o alcohol, la cafeína puede convertirse en una sustancia “de sustitución” y tener efectos secundarios  importantes.

Como señalábamos antes, la cafeína tiene una serie de efectos activadores del sistema nervioso central que la hacen psicoestimulante: Aumenta la alerta, reduce la sensación de cansancio y fatiga, aumenta la capacidad de mantener un esfuerzo intelectual y mantiene el estado de vigilia a pesar de la privación de sueño. Además sus efectos vasodilatadores hacen que mejore el rendimiento físico y potencia la disminución de la sensación de cansancio y fatiga.

Estos efectos, especialmente los psicoestimulantes, recuerdan, aunque sea de lejos, a los efectos estimulantes de la cocaína  y a los efectos euforizantes de los consumos de alcohol. Esto es lo que hace que personas que han desarrollado una adicción, sin darse cuenta la mayor parte de ocasiones, incrementen de forma elevada la cantidad de café o de otras bebidas con cafeína.

Hay un intento, inconsciente, de conseguir efectos parecidos con la cafeína a los que se obtenían con la sustancia primaria de dependencia. Esto no es posible, por supuesto, pero lo que sí  hace es alterar el sistema nervioso lo suficiente como para que pueda aparecer un craving y llevar a una recaída.

Lo que ha pasado es que el consumo de cafeína se ha usado como un pretendido “sustituto” de la substancia principal de la adicción, pero al no ser posible, ha provocado o como poco, facilitado, la recaída.

leer más
Etiquetas: , , , Publicado en adicción alcohol adicción cocaína Adicciones Alzheimer Ansiedad dejar alcohol dejar cocaína Tratamiento alcohol tratamiento cocaina

Tratamiento de la dependencia del alcohol: Nuevos abordajes

16 de junio de 2016

Más del 40% de las personas que presentan una dependencia del alcohol no solicita tratamiento por no sentirse preparado para dejar de beber.

índice

En el pasado mes de marzo, dentro del marco de las XLIII Jornadas Nacionales de Socidrogalcohol (Sociedad Científica sobre adicciones) se planteó la importancia de intentar llegar a este tanto por ciento de personas que presenta un trastorno por uso de alcohol y/o dependencia del alcohol y que no acuden a tratamiento, a pesar de sufrir consecuencias negativas de su consumo.

Las intervenciones orientadas a reducir el consumo de alcohol ofrecen un abordaje complementario a los orientados a la  abstinencia. Este enfoque permite acceder a la terapia a pacientes que, de otra manera, no hubieran buscado ayuda y facilita que acudan antes a solicitarla. El tratamiento precoz mejora el pronóstico y disminuye las complicaciones asociadas a la dependencia del alcohol. La reducción del consumo de alcohol es una estrategia terapéutica complementaria a la abstinencia.

El uso de fármacos específicos para conseguir esta reducción, como elNalmefeno, junto con una intervención psicológica, reduce mucho la cantidad de alcohol consumido, llegando a plantearse, en algunos casos, no llegar a la abstinencia total, sino a lo que llamaríamos, un consumo controlado. Se ha demostrado que esto permite una mayor calidad de vida y aporta beneficios sanitarios, sociales y económicos.

La aparición de este fármaco ha permitido el cambio en la perspectiva del tratamiento de la dependencia del alcohol y  de los problemas derivados del consumo de alcohol, y ha puesto de manifiesto la importancia de personalizar el tratamiento a medida de cada paciente con el fin de que un mayor número de personas con un consumo abusivo de alcohol puedan beneficiarse de todas las estrategias terapéuticas existentes, entre ellas, las que tienden a la reducción del consumo.

Es fundamental considerar la necesidad de  un trabajo multidisciplinar que englobe a la atención primaria, y la atención especializada en dependencia del alcohol, psiquiatras y psicólogos, sin olvidar al paciente; todos tienen un importante papel en el tratamiento y en su correcto cumplimiento.

leer más
Etiquetas: , , , Publicado en adicción alcohol Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol Rehabilitación alcohol Tratamiento alcohol

Actualidad en el trastorno por consumo de alcohol

1 de junio de 2016

El pasado 20 y 21 de mayo en Madrid tuvo lugar la Reunión Nacional y Foro de Expertos “Nuevos Avances en el tratamiento del Trastorno por consumo de alcohol”. En él más de 2oo psiquiatras participaron, entre ellos el  Dr. Gual de Centro Bonanova. En dicha reunión se ha realizado una revisión de la situación actual del trastorno por consumo de alcohol y su tratamiento y el Dr. Gual planteó una ponencia titulada: El Trastorno por Consumo de Alcohol: ¿sigue siendo una enfermedad oculta?

Dr. Gual entre otros de los psiquiatras del Foro de Expertos

Dr. Gual entre otros de los psiquiatras del Foro de Expertos

En dicha ponencia el Dr. Gual plantea que menos del 10% de las personas con un trastorno por consumo de alcohol reciben tratamiento, lo que se traduce en que solo uno de cada 9 pacientes  lo recibe.

Las razones que explican este bajo porcentaje tienen que ver con la falta de percepción de riesgo del consumo de alcohol y la estigmatización del trastorno por consumo de alcohol por parte de la población en general y también  de los profesionales de la salud.

La baja percepción del riesgo del consumo se estudió ampliamente en el 1er Estudio Lundbeck, del que hablamos aquí  un tiempo atrás. Esta baja percepción implica que  el  76% de los bebedores que tienen un consumo de  alcohol de riesgo no percibe que beban demasiado alcohol.

Desde una perspectiva social, actualmente todavía el alcoholismo sigue considerándose como una enfermedad que viene provocada por el enfermo mismo, persistiendo la visión moralista, tanto en población general como en profesionales de la salud. Es sorprendente encontrar que entre los profesionales de la salud solo un 12% consideran el alcoholismo como una enfermedad, y que un 32% de profesionales consideran que los alcohólicos que reciben tratamiento podrán recuperarse (% inferior a la población general).

Para que esta visión del trastorno por consumo de alcohol pueda mejorar, el Dr. Gual plantea cambios en tres ámbitos: cambios en la organización asistencial, una redefinición del trastorno por consumo de alcohol, y la introducción de la reducción del consumo como objetivo dentro de las posibilidades de tratamiento.

Propone la utilización del término Consumo Excesivo Reiterado (CER) en lugar del Trastorno por consumo de alcohol (TCA). La utilización del CER reduciría el estigma asociado a otros términos y permitiría la detección de pacientes de riesgo que actualmente pasan desapercibidos.

Considera también que reducciones de la cantidad de alcohol consumida, aunque sean modestas, implican una  sensible reducción del daño. Por eso es importante considerar terapias de reducción del consumo, ya que los pacientes están mucho más dispuestos a tratarse si el objetivo es la reducción en lugar de la abstinencia absoluta. También hay que tener en cuenta que los pacientes pueden ir cambiando de objetivo a medida que están en tratamiento. De esta manera se podría llegar a muchos pacientes que en la actualidad no reciben ayuda.

leer más
Etiquetas: , , , , Publicado en adicción alcohol Adicciones Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol Rehabilitación alcohol

Dependencia del alcohol, consumo de riesgo y perjuicios para la salud

11 de mayo de 2016

Hace pocas semanas el Dr. Gual  hablaba en El Periódico  sobre diversos aspectos  relacionados con la dependencia del alcohol y su consumo de riesgo.

Para quien tiene un problema de dependencia del alcohol, la principal prioridad está en buscar los momentos en los que tomará  alguna bebida alcohólica. La  motivación del día estará en saber que en algún momento se podrá dar lo que para él es un premio o satisfacción, dejando en un segundo  o tercer plano otros aspectos de su vida como podrían ser  la familia, los amigos, los proyectos…  es decir, los momentos en los que beberá  alcohol pasan a ser el eje vertebrador de su vida.

Dr. Gual

Dr. Gual

En la actualidad se habla más de Trastorno por uso de alcohol, pues aunque  hay  personas que no han desarrollado una adicción, eso no significa que no estén haciendo un consumo de riesgo. El término trastorno por uso de alcohol, abarca tanto la dependencia del alcohol como el consumo de riesgo.

Consumir cuatro o más copas de vino o cerveza, o dos whiskys diarios,  en el caso de los hombres, y  en el caso de las mujeres,  más de una caña y media de cerveza al día, es un consumo de riesgo.

Los efectos perjudiciales de dicho consumo  para la salud, son importantes como por ejemplo  producir cáncer (el alcohol es  cancerígeno por sí solo), afectar el  sistema nervioso central, el digestivo y  otros órganos, y producir una reducción del 8% en los años potenciales de vida.

Además, hay que considerar otras consecuencias negativas, como un rendimiento laboral más bajo, el dejar de lado progresivamente aspectos personales importantes como la familia, los hijos, y las consecuentes afectaciones en las relaciones con los demás.

Actualmente existen diferentes tipos de tratamiento, no solamente  el orientado a la abstinencia total de bebidas alcohólicas como hasta hace poco. Hoy en día se plantean tratamientos para personas con un consumo de riesgo de alcohol cuyos objetivos pasan por pactar una reducción importante del consumo, con ayuda de medicación específica y una terapia  adecuada.

El consumo de alcohol todavía no ha alcanzado el nivel de conciencia social ni sanitaria que ha alcanzado el tabaco, por ejemplo, pero empieza a estar un poco más cerca gracias a que ahora se trabaja con la noción de consumo de riesgo y gracias a la divulgación de los estudios e investigaciones que nos abren los ojos a los efectos perjudiciales del alcohol.

leer más
Etiquetas: , , Publicado en adicción alcohol Alcoholismo dejar alcohol Rehabilitación alcohol Tratamiento alcohol

Otra manera de ver el consumo de alcohol

13 de abril de 2016

El alcohol es una droga, pero se trata diferente a las demás drogas que conocemos. Partimos de la base de que el alcohol es legal, y las pocas veces que se ha intentado regular o limitar de alguna forma su venta, publicidad y/o consumo, surgieron voces muy potentes que hicieron que todo siguiera igual, como lo que ocurrió con el Proyecto de Ley antialcohol, como se le llamó, retirado en 2007.

Desde los ámbitos sanitarios se está planteando desde hace tiempo la peligrosidad del alcohol, pero parece que desde los lobbys productores de bebidas alcohólicas y los lobbys publicitarios se ha hecho la suficiente presión como para que las evidencias de que el alcohol es una de las drogas más potentes que hay pasen desapercibidas.

Por ejemplo, en la Unión Europea, las drogas generan un millón de muertos al año, y las principales drogas que generan mortalidad son el tabaco, y el alcohol. En los accidentes de tráfico, el alcohol está muy presente. En 2014 el 67% de los casos con resultado positivo se detectó alcohol solo o asociado a drogas y/o psicofármacos y el 77,63% de los conductores fallecidos presentaron una tasa de alcohol superior a 1,2 g/L.

En las situaciones de violencia de género también aparece el alcohol en un 40% de los casos, y el uso nocivo de alcohol es un factor causal en más de 200 enfermedades y trastornos, como en el tumor de esófago, las hepatopatías, el tumor de laringe, la pancreatitis aguda, etc…

También es importante tener en cuenta los costes económicos sanitarios anuales atribuibles al alcohol y los años potenciales de vida perdidos por ello. En la UE todos los años se pierden 21,1 millones de años de vida a causa del consumo de tabaco, alcohol y drogas ilegales (fuente: EFE)

El alcohol no es que sea más tóxico que la heroína o la cocaína, pero al estar tan accesible, se está permitiendo una exposición tan grande que sí lo hace muy peligroso. Si comparamos la cantidad de gente que toma drogas ilegales vemos que es una cantidad muy reducida comparada con la cantidad de gente que toma alcohol.

Teniendo en cuenta todo esto habría que hacer tres cosas: subir el precio, controlar la accesibilidad y prohibir la publicidad.copas vi

Si se hiciera esto, que es la línea que se ha seguido con el tabaco, conseguiríamos reducir la parte negativa del alcohol y mantener la parte positiva, la de la gente que se va a comer y se toma dos copas de vino.

Todo esto y mucho más en la entrevista publicada aquí al Dr. Gual, de Centro Bonanova.

leer más
Etiquetas: , , Publicado en Alcoholismo Centro Bonanova dejar alcohol

Modelos de consumo de alcohol

17 de febrero de 2016

Todavía existe, en la población general, la creencia de que alcohólico es aquel que tiene “la necesidad de beber alcohol cada día”. En esta frase hay dos aspectos a considerar.

Por un lado, el término necesidad hace referencia, para muchos, a un impulso irrefrenable que lleva a beber alcohol. Sería el “craving”. Esto se da en algunos casos, no siempre, y el que no aparezca, no significa que no se tenga un problema con el alcohol . Hay otras maneras en las que aparece esa “necesidad”, mucho más sutiles y engañosas, pero que al final consiguen su objetivo: beber alcohol. Por ejemplo, justificar hábitos y creencias del tipo: “beber comiendo no hace daño”, “después del día que he tenido me merezco una copa”, “beber con moderación es bueno para la salud”, etc… Son mensajes que sirven de autoengaño para enmascarar esa “necesidad”.

La segunda parte de la frase es “beber alcohol cada día”. Es un tópico que está muy enraizado: si no bebo cada día, no soy alcohólico, cosa absolutamente incierta. Hay dos maneras de beber o dos modelos de consumo de alcohol.

Por un lado, tendríamos los alcohólicos que beben cuatro o más veces a la semana (casi a diario). Sería el modelo mediterráneo, modelo de consumo de alcohol que es el que se identifica  con el “alcohólico”. Suelen ser personas de mediana edad,  mayoritariamente hombres, a partir de los 50 años en adelante.

brindis cervezaY por otro lado, están los consumidores que dicen beber alcohol de dos a cuatro veces al mes, pero cuando lo hacen, lo hacen en cantidades que superan lo que  serían las consideradas cantidades de riesgo. Este es el modelo anglosajón de consumo, y suele aparecer más en jóvenes de entre 18 y 35 años. Los que siguen este patrón de consumo y desarrollan un problema de alcohol, tienen dificultades en admitir tener una adicción, ya que creen que si  pueden estar toda la semana sin beber no pasa nada. Pero no dan importancia a que están deseando que llegue el fin de semana y lo primero que hacen cuando llega el viernes es empezar a beber…

leer más
Publicado en adicción alcohol Adicciones Alcoholismo dejar alcohol

El 17,1% de la población española realiza un consumo de alcohol de riesgo

10 de febrero de 2016

El 17,1% de la población española realiza un consumo de alcohol de riesgo, aunque más de la mitad considera que es bajo, y solo el 1,3% se da cuenta de que su consumo es alto o muy alto.  Por tanto, el  76% de los bebedores que tienen un consumo de  alcohol de riesgo no percibe que beban demasiado alcohol.

Esta es una de las conclusiones a las que llega la Primera edición del estudio “Percepción y conocimiento del Alcoholismo en España”, presentado el pasado mes de enero en Madrid. En dicho estudio se encuesta a 4250 personas de entre 18 y 65 años de toda España cuyos datos revelan diferentes hábitos de consumo de alcohol generacionales, pero igual de perjudiciales, y la inconsciencia de los efectos que tiene sobre la salud.

“El bebedor tiene poca conciencia de los riesgos que asume. Siempre piensa que bebe menos de lo que realmente bebe”, afirma el Dr. Gual, uno de los especialistas que ha presentado el estudio, y que destaca la gran distorsión existente entre el consumo de alcohol  real y su percepción, en parte debido a la “mentalidad de usuario”, por la que cuanto más se consume más se infravalora sus efectos nocivos.

IMG_7019 (Gual)

¿Cuándo es un riesgo?

Casi el 31 por ciento de los encuestados considera admisible un consumo de alcohol que ya es de riesgo, situándola entre 5 y 6 unidades de bebida estándar (UBE) o más.

El valor de la UBE puede variar según el país, y en España se considera que 1 UBE equivale a 10 gramos de alcohol puro. Una copa/vaso/caña de cerveza/vino/sidra/champán/cava equivale a 1 UBE, al igual que un chupito de licor, mientras que una copa/combinado cubata de hisky/ron/coñac/brandy/vodka/ginebra equivale a 2 UBEs.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumo de alcohol de riesgo se sitúa entre los 40-60 gramos de alcohol puro al día en el caso de los hombres (4-6 UBEs), y en 20-40 gramos en las mujeres (2-4 UBEs).

El estudio indica que el abuso y adicción al alcohol sigue siendo, junto con el consumo de tabaco, la adicción más prevalente en España y por tanto un problema de salud pública de primer rango.

leer más
Etiquetas: , , , Publicado en adicción alcohol Alcoholismo dejar alcohol
Página 1 de 11