Categoría: Ansiedad
Home > Categoría: Ansiedad

BUEN USO DE ANALGÉSICOS OPIOIDES

16 de agosto de 2017

Hace un tiempo hablábamos de la utilización de los fármacos para el dolor , especialmente de los analgésicos opioides. Los opioides son un grupo de fármacos utilizados en general para el control del dolor de elevada intensidad.

El uso de este tipo de medicamentos conlleva riesgos como abuso, adicción y sobredosis.  La prescripción de analgésicos opioides en España, como en el resto del mundo, ha aumentado de forma sustancial en los últimos 10 años.

opiodes

La Sociedad Científica Socidrogalcohol conjuntamente con varios profesionales de distintas disciplinas, que incluyen Atención Primaria, Oncología y Cuidados Paliativos, Unidades del Dolor y Unidades de Conductas Adictivas, han trabajado juntos para crear una guía de consenso para el buen uso de analgésicos opioides, avalada por otras sociedades científicas, como SEMFyC, FAECAP y SECPAL y financiada por el Plan Nacional de Drogas.

Se pretende que todos los profesionales sanitarios implicados en el tratamiento del dolor crónico conozcan qué fármacos utilizar, cómo y cuándo utilizarlos, cuáles son los beneficios y los riesgos, cómo minimizar los problemas derivados del mal uso, y cómo y dónde tratar las complicaciones que puedan surgir.

La idea de hacer una guía surgió a la vista de que en los últimos años se ha estado atendiendo a un nuevo perfil de pacientes: aquellos que acuden con criterios de abuso o adicción a analgésicos opioides de prescripción, y que presentan varias características comunes:

  • Ser pacientes con dolor crónico de difícil manejo
  • Presentar depresión y ansiedad concomitante
  • Una necesidad compulsiva de tomar los opioides

 

Las personas que sufren dolor suelen presentar también ansiedad e insomnio. Por ello es probable que tomen además pastillas tranquilizantes o para dormir, las cuales aumentan el riesgo de parada respiratoria y de que esta resulte mortal.

guia_buen_uso_opioides_final_junio2017

La necesidad compulsiva de tomar analgésicos opioides puede tener que ver con  aliviar el dolor, con la abstinencia o con el malestar psicológico.

Es por eso que las personas que ya han desarrollado una adicción a los analgésicos opioides y sobretodo, las que ya han tenido una primera sobredosis, deberían incorporarse a un tratamiento especializado.

En Centro Bonanova, la Dra. Pilar Lusilla es una de las especialistas en patología dual, es decir, aquellas patologías en las que se mezclan trastornos de ansiedad, depresión, y consumo de substancias.

Se puede acceder a la web informativa sobre los analgésicos opioides desde aquí

leer más
Etiquetas: , , , , Publicado en Adicciones Ansiedad Centro Bonanova Depresión desintoxicación drogas

Autolesiones en adolescentes

2 de agosto de 2017

Se han detectado en los últimos años un aumento progresivo de casos de adolescentes que se realizan autolesiones, la mayoría de los cuales no van asociados a ninguna enfermedad mental, sino más bien a una manera de canalizar una frustración o un malestar emocional.

En el Hospital Sant Joan de Déu este tipo de casos se han sextuplicado en los últimos cuatro años. En 2012 atendieron en urgencias a 24 pacientes por autolesiones que precisaron hospitalización, y en 2016 la cifra aumentó a 173.

En el Hospital de Día de Adolescentes del Hospital Parc Taulí de Sabadell, han crecido un 9%. Estudios europeos confirman estas estadísticas. Por ejemplo la revista británica Journal of Child Psycology and Psychiatry, publica que  un 27,6% de jóvenes europeos se han autolesionado al menos una vez en la vida.

Esta tendencia empieza a preocupar a profesionales de la salud y se ha puesto en marcha un Grupo de Estudio y Tratamiento de las Autolesiones (Greta), formado por profesionales de cinco hospitales catalanes. El objetivo es elaborar un protocolo para atender de manera efectiva al número creciente de pacientes que sufren este problema psicológico, y hacer presente esta problemática ante las autoridades del departamento de Salud.

SELFHARM-autolesion

Las autolesiones no suicidas incrementan el riesgo de lesiones suicidas. Es por este motivo que, a pesar de que muchos de estos adolescentes no sufren una patología psiquiátrica, deben recibir tratamiento para superar esta conducta.

En la mayoría de los casos son cortes superficiales que se hacen con objetos como sacapuntas, cuchillas, o lápices, con el que se van rascando hasta producirse una lesión. Suelen ser heridas en antebrazos, pero también en nalgas y vientre.

Lo más alarmante es que después de hacerse la herida, los adolescentes suelen fotografiarse y compartirlo con las redes sociales, con lo cual cada vez llega a un público más amplio.

Es por eso que los profesionales empiezan a plantearse si no se está produciendo una especie de “moda” o “contagio”.

Pero, ¿a qué es debido este fenómeno?

No se sabe con seguridad, pero empieza a coger forma la explicación que relaciona las autolesiones con una manera de expresar el malestar.

El perfil de los jóvenes sin ninguna enfermedad psiquiátrica que se provoca autolesiones es la de una persona con una autoestima baja, que tiene dificultades en las relaciones interpersonales –en muchos casos son víctimas de acoso escolar-, con poca capacidad para resolver problemas y escasa resistencia a la frustración.

Estos jóvenes se hacen cortes superficiales ante problemas triviales: un límite impuesto por los padres, una relación de pareja que se rompe o una discusión con alguien. El adolescente se autolesiona como una vía para comunicar su malestar a los demás o bien para sentir alivio al cortarse –el dolor que le produce la autolesión desvía su atención del sufrimiento psicológico-, o bien porque se marea al ver la sangre y esto le disminuye la ansiedad que está sintiendo.

Las autolesiones también provocan que el entorno próximo al joven se preocupe más y cambie su relación con él, con lo cual se siente más considerado y querido, lo que a su vez puede reforzar este comportamiento y convertirlo en más impulsivo.

autolesion

Es importante enseñar al joven a canalizar el dolor psicológico de una manera diferente. Esto se realiza a través de una intervención especializada, a poder ser, psicólogo o profesional de la salud mental especializado . También se aconseja a los padres “controlar” los contenidos que sus hijos ven en internet, ya que la red amplifica esta conducta.

Si detrás de estas conductas está el no saber –no poder-  expresar el malestar de una forma más sana y el intento de ser “visto”, “considerado”, “apreciado”, por los más allegados, sería importante que los padres se plantearan cuanto tiempo pasan con sus hijos y que comunicación mantienen con ellos. Comer todos en la mesa es una buena recomendación, pasar tiempo juntos, compartir espacios y actividades, etc… Parece que cada vez es más común que los jóvenes hagan los almuerzos o las cenas solos en sus habitaciones.

Además, estando más presentes, contrarrestaremos el poder de persuasión que tiene internet y las redes sociales, y la de grupos de amigos.

leer más
Etiquetas: , , , , Publicado en Adolescencia Ansiedad Centro Bonanova Depresión Psicología

Salud mental y redes sociales

26 de julio de 2017

La Real Sociedad de Salud Pública (RSPH) y el Movimiento Juvenil de Salud (YHM) de Reino Unido, han publicado un informe examinando los efectos positivos y negativos de las redes sociales sobre la salud mental de los jóvenes.

A principios de 2017 (del 13 de febrero al 8 de mayo), la RSPH / YHM realizó una encuesta de casi 1.500 jóvenes (entre 14 y 24 años) de todo el Reino Unido.  La encuesta les pidió que valoraran cómo cada una de las plataformas de medios sociales que usan impactan en 14 temas relacionados con la salud mental y el bienestar que fueron identificados por los expertos como los más significativos.

Como señalan los autores, los medios sociales han revolucionado la forma en que nos conectamos unos con otros, y su uso se ha convertido en “una parte integral de la vida de muchas personas”. Concretamente los jóvenes (conocidos hoy en día como “nativos digitales”), suelen interactuar y comunicarse entre sí mediante Internet y redes sociales.

Cover Status of Mind_JPG

El informe hace especial hincapié, no solo en las grandes oportunidades que nos ofrecen las redes sociales en diversas áreas como la comunicación, el aprendizaje, la innovación, la creatividad, etc…, sino también en las potenciales consecuencias que puede tener en la salud mental de los jóvenes.

Las principales conclusiones del informe sobre los efectos potenciales, se pueden resumir en:

Potenciales efectos positivos en la salud mental:

  • Los medios de comunicación social pueden mejorar el acceso a las experiencias de salud de otras personas y a la información especializada sobre la salud.
  • Aquellos que usan las redes sociales se sienten más apoyados emocionalmente a través de sus contactos.

Potenciales efectos adversos en la salud mental:

  • Se estima que la adicción a las redes sociales afecta a un 5% de los jóvenes.
  • Las tasas de ansiedad y depresión  en los jóvenes han aumentado un 70% en los últimos 25 años.
  • El uso de redes sociales está relacionado con un incremento en las tasas de ansiedad y depresión, con dificultades del sueño, y con problemas de autoimagen.
  • El ciberbullying o acoso cibernético es un problema creciente: 7 de cada 10 jóvenes afirman haberlo experimentado.
  • Aparece el miedo a ser ignorado (missing out), caracterizado por la necesidad de estar constantemente conectado con las actividades de otras personas, para no “perdérselas”.

El informe añade una serie de recomendaciones y una llamada de atención al Gobierno Británico. Entre las recomendaciones podemos destacar:

  1. Introducción de una advertencia pop-up en el uso de redes sociales. 7 de cada 10 jóvenes encuestados apoyan esta recomendación.
  2. La creación de plataformas de medios sociales orientadas a identificar y apoyar a través de sus publicaciones a los usuarios que podrían estar experimentando problemas de salud mental. 4 de cada 5 jóvenes encuestados apoyan esta recomendación.
  3. Creación de plataformas de medios sociales que identifiquen cuando las fotografías de las personas han sido manipuladas digitalmente. Más de 2/3 de los jóvenes encuestados apoyan esta recomendación.
  4. Formación en los centros educativos sobre el uso seguro de los medios sociales.
  5. Impulsar la investigación sobre los efectos de las redes sociales en la salud mental de los jóvenes.

Pueden consultar toda la información referente al estudio y el informe en la página web de RSPH

leer más
Etiquetas: , , , , , Publicado en Adolescencia Ansiedad Centro Bonanova Depresión Internet Psicología

La depresión posparto

15 de junio de 2017

La depresión posparto está entre los trastornos perinatales  que afectan a las nuevas madres y sus síntomas pueden comenzar en el embarazo y suelen estar presentes hasta un año después del nacimiento del pequeño. Estos trastornos pueden afectar a cualquier mujer sin importar su educación, cultura o raza.

Esta depresión no se suele evaluar ni tratar y tiene consecuencias importantes a largo plazo tanto para la mujer como para el recién nacido. Se estima que la padecen un 15% de las madres recientes, aunque en la mayoría de los casos no se llega a diagnosticar.

La causa exacta de la depresión posparto se desconoce, pero es muy probable que tanto factores biológicos – la predisposición genética o los cambios hormonales que se producen con la gestación, el parto y durante la lactancia – como factores socioculturales tengan parte de responsabilidad, así como el bucle de sentimientos, tanto positivos como negativos, en los que se ve inmersa una mujer al ser madre y no saber cómo manejarlos.

Entre las características principales de la depresión posparto está la incapacidad de disfrutar, especialmente con el bebé, el sentimiento de culpa y arrepentimiento por haberlo tenido,  y  la pena constante por el hijo.

Los pensamientos que aparecen son del estilo: “pobre hijo mío que le tocó esta madre que no le quiere como debería”, o incluso “estaría mejor sin mí”. También es frecuente que aparezcan alteraciones del sueño, obsesiones con la salud del bebé, agotamiento físico,  mal humor, y en algunos casos, fantasías relacionadas con hacer daño al bebé, no queriendo ocuparse de él precisamente por ese miedo.

Se sufre muchísimo y lo peor es que muchas mujeres no se atreven a contar a nadie el infierno que están viviendo.

depresion posparto 2

¿Cómo se trata?

  1. Psicoeducación: entender qué es la depresión y  que afecta a todo tipo de madres. Que ellas no tienen la culpa de estar mal y es importante que sepan que se van a curar y que van a poder disfrutar de su bebé.
  2.  No destetar al bebé en la medida de lo posible: la oxitocina que se produce durante la lactancia ayuda a superar este tipo de depresión y reduce el riesgo de padecerlas. Existen medicamentos indicados para tratar la depresión que son compatibles con la lactancia.
  3.  Recomendar el contacto piel con piel con el recién nacido, el colecho y otro tipo de comportamientos que ayudan a elevar los niveles de oxitocina (comportamientos maternales, como acunar, cantar al bebé, acariciarlo…)
  4.  El apoyo emocional es imprescindible,  la nueva madre debe sentirse acompañada, apoyada y querida para superar cuanto antes la depresión. No dejar a la madre sola.
  5.  En el tratamiento hay que incluir al bebé y, si se puede, al padre o pareja. Buscar la manera de que la madre esté acompañada, favorecer que pueda descansar y que se relacione con otras madres.
  6.  La psicoterapia es imprescindible: un espacio de escucha donde poder elaborar su nueva identidad como madre y aprender a relacionarse con el bebé de una manera más saludable.

leer más
Etiquetas: , , , Publicado en Ansiedad Centro Bonanova Depresión Psicología Trabajo y salud

La adicción al trabajo

17 de mayo de 2017

Se empezó a hablar de  adicción al trabajo en 1971, cuando un profesor americano de religión, Oates, lo utilizó para referirse a su propio trabajo y lo comparó con el alcoholismo. Más tarde, Oates definió workaholism como una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar incesantemente, que afecta a la salud, a la felicidad y a las relaciones de la persona.

La adicción al trabajo no sólo resulta ser un aspecto que entorpece nuestra plenitud diaria, sino que es una enfermedad potencialmente peligrosa, como cualquier adicción. Es importante distinguir que no se trata de pasar mucho tiempo en el trabajo, algo que suele pasarle a muchos, sino de que los “Workaholics” o adictos al trabajo, convierten el trabajo en una vía de escape.

El equilibrio psicológico de una persona pasa, entre otros factores, por un uso correcto de su tiempo y una diversificación de intereses vitales. Pero el mundo de hoy está dominado obsesivamente por el trabajo –y el miedo a perderlo– y por el deseo de éxito profesional.

Lo laboral es tan omnipresente en la vida de la mayoría de las personas que muchas  temen los momentos de ocio como si tuvieran que afrontar un vacío existencial. Una grave anomalía social, agravada por una hiperconectividad continua que dificulta cada vez más la separación entre el trabajo y la vida privada. Ahí tenemos las raíces de la adicción al trabajo.

adiccion-al-tranajo

 

 

 

 

La mayoría de los estudios sostienen que las características de un workaholic, una persona con adicción al trabajo, pueden agruparse en las siguientes categorías:

  • Tendencias compulsivas: trabajan intensamente y tienen dificultades para relajarse.
  • Necesidad de tener el control total.
  • Incapacidad para delegar tareas y para trabajar en equipo. Los demás no lo van a hacer tan bien, lo tengo que hacer todo yo.
  • Malestar intenso cuando no obtiene el rendimiento esperado, no controla la situación o las cosas no son como él esperaba.
  • Escasas relaciones interpersonales con los compañeros.
  • Autovaloración centrada en el trabajo y no en el resto de su vida. Se puntúan según les ha ido su jornada laboral y por los éxitos o fracasos alcanzados en su empleo.
  • Habitualmente no es reconocida por el propio adicto, siendo la familia quien lo detecta, debido al exceso de tiempo que dedica al trabajo y su compulsividad. Tiempo   que resta a la familia, y ésta acaba creando un tipo de vida al margen del adicto.

 

Hoy en día en el contexto actual de globalización, deslocalización, y crisis económica, el desarrollo de las empresas se hace imposible sin competitividad, dedicación e implicación, y además la cada vez más difícil situación laboral en la que  se hace difícil encontrar un trabajo bien remunerado y que cubra nuestras expectativas, puede provocar el suficiente miedo a dedicar más horas de las debidas o a estar constantemente pensando en tareas o proyectos laborarles, pero  ese no suele ser el motivo para llegar a desarrollar una adicción al trabajo.

A continuación mostramos una tabla en la que se muestra la diferencia entre las características de la adicción al trabajo y a los hábitos laborales sanos.

 

CONDUCTA HÁBITOS   SANOS DE TRABAJO ADICCIÓN AL TRABAJO
Dedicación prolongada al trabajo, incluso en horas   externas al mismo CompromisoImplicación

Dedicación

Sentido de la responsabilidad

Reconocimiento de las   necesidades puntuales del trabajo

 

Evitación de la soledad, del aburrimiento o del   malestar personalEsfuerzo debido a pensamientos poco realistas

Incapacidad para equilibrar la satisfacción obtenida a   partir del trabajo y la obtenida a partir de otros aspectos de la vida

Alto sentido del cumplimiento laboral PerfeccionistaConcienzudo

 

Intento de justificación de la excesiva implicación en   el trabajo
Control de las actividades laborales FiabilidadResponsabilidad  Compensación de la falta de control en otros aspectos   de la vida
Identificación personal con el trabajo Orgullo y satisfacciónCompromiso con el trabajo

 

Utilización del trabajo para aumentar la autoestima que   no obtiene en otra parte por medio de la obtención de logros

La adicción al trabajo genera consecuencias negativas en la vida familiar, ya que conduce al aislamiento, al divorcio y a la destrucción de la convivencia familiar.

También pueden desarrollar problemas de salud como enfermedades cardiovasculares, gástricas, hipertensión, musculares y ansiedad.

Además, los adictos al trabajo, pueden consumir sustancias tóxicas para aumentar el rendimiento laboral y superar el cansancio y la necesidad de dormir, lo que complica todavía más la situación.

leer más
Etiquetas: , , , , Publicado en Adicciones Ansiedad Centro Bonanova Psicología

Adicción a las redes sociales

4 de mayo de 2017

La semana pasada aparecía la información en los periódicos de que una menor de 15 años se encuentra ingresada en la unidad psiquiátrica de un hospital de Barcelona tras participar en un juego que incita al suicidio conocido como la Ballena Azul. La dinámica del juego es ir superando diversos desafíos hasta llegar al último, que se trata de consumar el suicidio. Es un juego virtual que se realiza a través de las redes sociales.

En España no se habían detectado hasta ahora ningún caso de este tipo. En Rusia si ha habido varios casos de suicidio y se ha abierto una investigación por su clara vinculación con este juego o parecidos.

Este puede ser un ejemplo de hasta dónde puede llevar la adicción a las redes sociales o las nuevas tecnologías.

untitled

Según un estudio sobre conductas patológicas en Internet, realizado por una ONG que colabora con en programas de la Comisión Europea, el 21,3% de los jóvenes está en riesgo de convertirse en adicto a las nuevas tecnologías, el 1,5% ya lo es, y el 30% de los menores tiene contactos virtuales con personas a las que no conoce.

Los niños y adolescentes actuales han nacido y viven en un mundo en el que lo virtual y lo real se confunden, pierden sus límites y en el que no siempre existen las garantías necesarias para su adecuado desarrollo y crecimiento. Inmersos en la red, se conectan a lugares lejanos mientras se distancian de su entorno más cercano. Es un primer paso hacia la adicción. A través de las redes, están siempre pendientes de lo que hacen sus conocidos y eso les genera ansiedad porque creen que ellos están disfrutando más de la vida.

Los rasgos de una adicción a las redes sociales son muy parecidos a los del alcoholismo y la drogadicción.

Existen seis criterios básicos para identificar una adicción a las redes sociales:

  1. Pasar mucho tiempo pensando en las redes sociales como Facebook, Instagram, etc…
  2. Sentir necesidad de utilizar la red social en todo momento.
  3. Utiliza la red social para olvidarse de los problemas personales o laborales.
  4. Fracaso en el intento de reducir el uso de la red social.
  5. Sentir inquietud y ansiedad para usar la red social, sobre todo cuando está prohibido.
  6. Impactos negativos en la vida laboral, estudiantil o personal por utilizar las redes sociales

adiccion movil

La adicción a las redes sociales se presenta con mayor frecuencia en jóvenes o en personas que son inseguras y ansiosas. Para evitar este problema es importante tener un control en el tiempo de navegación en la red y utilizarla sólo en casos necesarios, ya sea para mejorar las actividades o disfrutar de unos minutos de ocio, sin exceso.

 

leer más
Etiquetas: , , , , , , Publicado en Adicciones Adolescencia Ansiedad Centro Bonanova Internet Psicología

Depresión

12 de abril de 2017

 

El Día Mundial de la Salud, que se celebra el 7 de abril de cada año para conmemorar el aniversario de la fundación de la Organización Mundial de la Salud, se ha centrado este año en la depresión.

La depresión afecta a personas de todas las edades y condiciones sociales y de todos los países. Provoca angustia mental y afecta a la capacidad de las personas para llevar a cabo incluso las tareas cotidianas más simples, lo que tiene consecuencias en  las relaciones con la familia y los amigos y sobre la capacidad de ganarse la vida.

depresion-o-tristeza-cual-es-la-diferencia-300x350

La depresión constituye el principal problema de salud y discapacidad en todo el mundo. Según los últimos datos aportados por la OMS, se estima que más de 300 millones de personas viven con depresión, lo que supone un incremento de más del 18% en un periodo de tan solo 10 años (entre 2005 y 2015), siendo el suicidio la segunda causa de muerte en las personas entre 15 y 29 años.

Una mejor comprensión de qué es la depresión y de cómo puede prevenirse y tratarse contribuirá a reducir la estigmatización asociada a la enfermedad y conllevará un aumento del número de personas que piden ayuda.

Bajo el lema Hablemos de la depresión, la campaña de la OMS tiene como principal objetivo propiciar que las personas con depresión puedan romper su silencio, ya que la falta de apoyo a las personas con trastorno mental y el miedo al estigma impiden que muchas personas accedan al trabamiento necesario y recuperen su funcionamiento y su calidad de vida.

Para impulsar esta campaña la OMS ha elaborado un amplio conjunto de materiales y recursos (poster, videos, folletos informativos, entrevistas, guías…), en diferentes idiomas y dirigidos al público general.

 

¿Qué es la depresión?

La depresión es una enfermedad que se caracteriza por una tristeza persistente y por la pérdida de interés en las actividades con las que normalmente se disfruta, así como por la incapacidad para llevar a cabo las actividades cotidianas, durante al menos dos semanas. Además, las personas con depresión suelen presentar varios de los siguientes síntomas: pérdida de energía; cambios en el apetito; necesidad de dormir más o menos de lo normal; ansiedad; disminución de la concentración; indecisión; inquietud; sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza; y pensamientos de autolesión o suicidio.

Es importante hacer un buen diagnóstico pues puede pasar que se confunda la depresión con la reacción de tristeza normal ante situaciones difíciles de la vida, como duelos, u otros cambios bruscos o no deseados. En el Centro Bonanova tenemos amplia experiencia en su tratamiento.

El siguiente vídeo ilustra el episodio de depresión que padeció el escritor e ilustrador Matthew Johnstone y de cómo lo superó.

Yo tenía un perro negro. Su nombre era depresión

 

 

 

leer más
Etiquetas: , Publicado en Ansiedad Centro Bonanova Depresión Psicología

Uno de los miedos infantiles más extendidos: Miedo a la oscuridad

30 de noviembre de 2016

Que aparezca el miedo en determinadas circunstancias es importantísimo, pues tiene que ver con el buen funcionamiento del estado de alerta y de autoprotección ante posibles riesgos y tiene un gran valor adaptativo que es imprescindible para la vida.

En los niños suelen aparecer diversos miedos que son comunes en función de la edad, es decir, que son propios de la etapa evolutiva, y que normalmente se superan con poca ayuda paterna o incluso de forma espontánea. Son los llamados miedos evolutivos.

El peligro de los miedos infantiles no está en que aparezcan, que es lo normal y natural, sino cuando esos miedos no se van superando con la edad y se superponen a nuevos miedos de las etapas evolutivas posteriores. Esto puede producir que se enquisten y que repercutan en el desarrollo, provocando un grado de ansiedad desproporcionado, que se puede convertir en fobia. Es entonces cuando deberían llamar nuestra atención lo suficiente como para consultarlo con un profesional.

miedos-infantiles

Miedos infantiles según la edad:

- Durante el primer año, lo que más los sobresalta es la pérdida de sustentación, los ruidos fuertes, los extraños y separarse de sus padres.

- A partir del segundo año, descubren que hay animales que les pueden hacer daño, que no les gusta la oscuridad, que se angustian cuando se hacen alguna herida y que los asusta lo desconocido. Por ello, siguen sin querer separarse de los padres.

- Con 3 y 4 años sus miedos se hacen más patentes. Su imaginación les juega malas pasadas y elucubran acerca de los monstruos que se esconden en la oscuridad. También los asusta el daño físico y aparece el miedo a los fenómenos naturales (truenos, viento, terremotos).

- Al llegar a los 5 y 6 años, mantienen el miedo a separarse de sus padres, a los animales, a la oscuridad y al daño físico, pero además se suma el miedo a seres malvados (ladrones, secuestradores) y personajes imaginarios (brujas, fantasmas, el coco, personajes de dibujos animados). Tampoco les gustan los médicos, sobre todo si llevan bata blanca, y los preocupa la enfermedad y la muerte.

- El niño de 7 y 8 años sigue teniendo miedo a la oscuridad, a los animales y a los seres sobrenaturales, y añade su temor a hacer el ridículo por la ausencia de habilidades escolares, sociales o deportivas.

- De 9 a 12 años disminuye su miedo a la oscuridad y a los seres imaginarios, pero ahora son especialmente sensibles al colegio (exámenes, suspensos), a la aceptación social (integración en el grupo, aspecto físico), a la soledad, a la enfermedad y a la muerte.

El miedo a la oscuridad es uno de esos miedos evolutivos, es decir, miedos comunes a la mayoría de niños de una misma edad, pasajeros, de poca intensidad y propios de una etapa evolutiva concreta y que se extienden a lo largo de casi toda la infancia. Digamos que puede aparecer entre los 2 y 3 años y permanecer, con diferentes grados de intensidad, hasta cerca de los 12 años.

En Centro Bonanova ofrecemos, desde hace tiempo, el tratamiento de determinadas fobias y otros tipos de miedos o ansiedades a través de la realidad virtual  y ahora también se ofrecerá el tratamiento del miedo a la oscuridad y a las tormentas con un entorno virtual hiperrealista y en 3D, aplicable a todas las edades, aunque es especialmente concebido para niños.

Una terapeuta especializada estará al frente de la terapia, ayudando, acompañando e instruyendo al niño en la utilización del entorno virtual, que además presenta nuevas características:

 

  • Coach de apoyo: un divertido robot que acompaña durante la sesión
  • Llevadero y dinámico: un marcador de puntos para motivarlos a continuar con la terapia
  • Lúdico: niveles de dificultad y distintos escenarios lo hacen más divertido

 

 

 

leer más
Etiquetas: , , , , , , Publicado en Ansiedad Centro Bonanova Psicología

La cafeína y las adicciones

19 de octubre de 2016

El café, el té, el chocolate y los refrescos de cola son las principales fuentes de cafeína, que es consumida en casi todas las edades y estratos socioeconómicos. Las bebidas energéticas contienen una cantidad mayor de cafeína que los refrescos: Por ejemplo el Red Bull® contiene 80 mg de cafeína en 250 ml.

La cafeína, también denominada teína, guaranina o mateína, es un constituyente natural presente en más de 60 especies de plantas. Se podría considerar la sustancia estimulante de mayor consumo y la más socialmente aceptada a nivel mundial. Se cultivó por primera vez en Etiopía, de la misma forma que el té en China y el cacao en América del Sur. En el siglo XV se desarrollo la técnica de tostar y moler los granos de café y en poco tiempo su consumo  se expandió por todo el mundo.

cafeina

Sólo en España se consumen 14.000 millones de tazas de café al año, siendo el promedio de consumo de café entre semana de 3,6 tazas al día entre los mayores de 15 años. Estas pautas de consumo son similares en América y en el resto de Europa, con los países nórdicos a la cabeza en cuanto a consumo per cápita.

La cafeína tiene efectos positivos, como la mejora en el desempeño de tareas de vigilancia y en otras tareas simples que requieran de atención sostenida. También incrementa el nivel de alerta y reduce la sensación de fatiga (tanto mental como física). Estos serian los principales efectos que la mayoría de personas notamos al tomar café y los que en principio se buscan con su consumo.

En los últimos años se han desarrollado estudios en los que se evalúa el rol neuroprotector de la cafeína en determinadas enfermedades. Parece que tiene un papel importante a nivel neurológico favoreciendo la plasticidad sináptica, lo que convierte a la cafeína en un “normalizador” cognitivo, previniendo el deterioro y reduciendo su avance. Esto podría ser el inicio de nuevas opciones terapéuticas para fases tempranas de enfermedades como el Alzheimer.

Los efectos negativos de la cafeína tendrían lugar cuando se consumen cantidades excesivamente elevadas. La ingesta de café en grandes cantidades provocaría un aumento de la ansiedad y esto daría lugar a, por ejemplo, taquicardias, dificultades para dormir, o incluso a un empeoramiento del control motor fino. Cuando el consumo supera aproximadamente, los 300 mg al día, el sistema motor puede verse activado sobremanera, así como resultar alterado el ciclo de sueño-vigilia además de aumentar de forma generalizada las tasas de metabolismo cerebral.

¿Pero la cafeína puede crear dependencia?

El área del cerebro relacionada con la dependencia es la llamada área del placer, el núcleo accumbens. Las sustancias consideradas habitualmente como “drogas” (alcohol, cocaína, heroína, cannabis…) activan la transmisión dopaminergica en la corteza del núcleo accumbens.

El consumo de  cafeína actúa únicamente en el núcleo caudado, otra parte del cerebro, lo que  guardaría relación con las propiedades estimulantes de la cafeína en la actividad psicomotora. Por otro lado, la cafeína también estimula la liberación de dopamina en la corteza prefrontal que sería consistente con sus propiedades psicoestimulantes y con el refuerzo de la conducta de consumición. Para que la cafeína incrementase la actividad funcional de la corteza del núcleo accumbens (y por tanto produjera dependencia) debería consumirse en una cantidad cinco veces mayor a la media diaria. Por eso se afirma que a pesar de que la cafeína cuente con algunos criterios para ser considerada droga de abuso, hay un riesgo de adicción muy bajo.

cafeina-3

Sin embargo, en personas con una adicción a sustancias, especialmente cocaína y/o alcohol, la cafeína puede convertirse en una sustancia “de sustitución” y tener efectos secundarios  importantes.

Como señalábamos antes, la cafeína tiene una serie de efectos activadores del sistema nervioso central que la hacen psicoestimulante: Aumenta la alerta, reduce la sensación de cansancio y fatiga, aumenta la capacidad de mantener un esfuerzo intelectual y mantiene el estado de vigilia a pesar de la privación de sueño. Además sus efectos vasodilatadores hacen que mejore el rendimiento físico y potencia la disminución de la sensación de cansancio y fatiga.

Estos efectos, especialmente los psicoestimulantes, recuerdan, aunque sea de lejos, a los efectos estimulantes de la cocaína  y a los efectos euforizantes de los consumos de alcohol. Esto es lo que hace que personas que han desarrollado una adicción, sin darse cuenta la mayor parte de ocasiones, incrementen de forma elevada la cantidad de café o de otras bebidas con cafeína.

Hay un intento, inconsciente, de conseguir efectos parecidos con la cafeína a los que se obtenían con la sustancia primaria de dependencia. Esto no es posible, por supuesto, pero lo que sí  hace es alterar el sistema nervioso lo suficiente como para que pueda aparecer un craving y llevar a una recaída.

Lo que ha pasado es que el consumo de cafeína se ha usado como un pretendido “sustituto” de la substancia principal de la adicción, pero al no ser posible, ha provocado o como poco, facilitado, la recaída.

leer más
Etiquetas: , , , Publicado en adicción alcohol adicción cocaína Adicciones Alzheimer Ansiedad dejar alcohol dejar cocaína Tratamiento alcohol tratamiento cocaina

Aumento de la adicción al teléfono móvil

21 de septiembre de 2016

El uso diario y continuado de internet, redes sociales, tablets y móviles, hace que nuestras costumbres y maneras de relacionarnos con los demás y de comunicarnos, cambien.

La fobia o miedo a quedarse sin móvil, en casos extremos puede tener que ver con una adicción al teléfono móvil.

movil dependencia manos

Un estudio realizado en Reino Unido en 2011  reveló que el 53% de los usuarios de teléfonos móviles en el Reino Unido sienten ansiedad cuando se agota la batería de su teléfono móvil, lo pierden o se quedan sin cobertura. El estudio también reveló que el 58% de los hombres y el 48% de las mujeres sufren este trastorno. Además, el 55% de los participantes manifestó “sentirse aislado” cuando no disponían del móvil.

El uso de la tecnología puede ser muy útil, pues nos permite estar constantemente en conexión con casi todos los rincones del planeta. Pero cuando esa conexión se corta por el motivo que sea (falta de cobertura, quedarnos sin batería, olvidar el móvil en casa…) genera una infundada sensación de incomunicación hasta el punto de producirnos ansiedad  y deseo intenso de volver a estar conectados, es decir, adicción al teléfono móvil.

Es cierto que los antiguos teléfonos móviles no generaban en nosotros tanta adicción al no ofrecer posibilidad de navegación, ya que se ha trasladado el grueso de la actividad comunicativa a la mensajería instantánea. Según las estadísticas, los usuarios de smartphones consultan sus teléfonos una media de 34 veces al día.

Los síntomas de la adicción al teléfono móvil son sensación de ansiedad, taquicardias, pensamientos obsesivos, dolor de cabeza y dolor de estómago.

El perfil de la persona que tiene este trastorno es el de una persona que tiene poca confianza en sí misma y baja autoestima, con carencia de habilidades sociales y de resolución de conflictos, y que en su tiempo de ocio solo usa el móvil y parece incapaz de disfrutar sin él.

En cuanto a la edad, es más habitual en adolescentes, pues tienen más necesidad de ser aceptados por los demás y están más familiarizados con las nuevas tecnologías. También las mujeres suelen padecerlo en mayor proporción.

Por un lado, se produce una dependencia absoluta de los demás, pues el móvil es una manera de estar conectado. Es todo un problema de autoestima y de relación. De hecho, la inseguridad personal es el factor más común. La consecuencia es estar esclavizado absolutamente al móvil, es decir, tener una adicción al teléfono móvil. Es comparable a la adicción al tabaco, en la que el fumador, cuando se queda sin tabaco, no para de buscar un sitio donde comprarlo y en cuanto lo tiene, lo primero que hace es encenderse un cigarrillo.

movil dependencia

Lo más aconsejable para no llegar a desarrollar una adicción al teléfono móvil es:

  1. Apuntar lo que sería un uso razonable del teléfono.
  2. Apagar el móvil durante las comidas o durante las reuniones familiares.
  3. Priorizar la realidad y el contacto personal al  mundo virtual.
  4. Si nos damos cuenta de que la ansiedad se apodera de nosotros al dejarnos el teléfono en casa, nunca está de más consultar  con un especialista.

La educación es básica para prevenir este tipo de patologías y debe hacerse desde edades tempranas. La tecnología no es el problema, sino su uso patológico. Este uso patológico puede llevar a una adicción al teléfono móvil o a un uso que genere problemas psicológicos.

Lo básico es entender la importancia del uso correcto de estos aparatos y velar por una educación que comprenda tanto los aspectos positivos de las nuevas tecnologías como los usos indebidos y patológicos. A este respecto, la prevención en el ámbito familiar y en la escuela es el elemento clave.

leer más
Etiquetas: , , , , Publicado en Adicciones Adolescencia Ansiedad Centro Bonanova Internet
Página 1 de 11